Violencia de género: “tiene que ocurrir un feminicidio para que un hombre sea detenido”

Así lo señaló la subsecretaria de la Mujer de la Municipalidad de la Paraná, Graciela Mántaras, respecto a cómo actúan las instituciones en este tipo de casos y reclamó la inmediatez del accionar de la Justicia cuando ocurren denuncias por Violencia de Género.

f_1469810840
Mántaras: “hay que cambiar una cultura y una mentalidad desde la escuela”

En diálogo con el programa radial “A quién corresponda” la subsecretaria de la Mujer de Paraná, se refirió a la marcha en pedido de justicia que se realizó ayer en la ciudad luego de la seguidilla de femicidios y sostuvo que “es el momento para que nos sentemos todos juntos a replantearnos qué está faltando: una revisión del sistema Judicial y las normativas”.

La Psicóloga y funcionaria municipal explicó que existen ciertas facilidades para los hombres producto de la sociedad machista en la que vivimos y que esto genera una “tibieza” a la hora de obrar luego de que se realizan las denuncias de maltrato, ya que se pena verdaderamente al hombre solo cuando ocurre “un feminicidio” o “una lesión gravísima en la mujer para que el hombre sea detenido”.

Agregó que “también hay medidas a largo plazo que tienen que ver con la modificación de la cultura: planteando una educación sexual integral, que tiene que ver con cambiar la concepción sexista entre varones y mujeres” y definió que “hay que cambiar una cultura y una mentalidad desde la escuela, desde los más chicos, haciendo campañas y difusión”. En tal sentido, mencionó que “en la Municipalidad de Paraná sabemos que tenemos que reforzar y multiplicar los esfuerzos en esa línea, y es un trabajo cultural y de largo plazo”.

Declaración de emergencia

Por último, Mántaras ejemplificó que “la Municipalidad promulgó en julio una ordenanza donde declara la emergencia en la ciudad de Paraná, y más allá de la expresión, esa declaración comprende acciones y enumera una multiplicidad de acciones a realizar: campañas; concientización; el funcionamiento de la Casa de las Mujeres que contenga y refugie mujeres con sus niños –la cual está funcionando muy bien pese a los rumores en contra-; charlas con las escuelas y en los centros de salud, presencia en los barrios. Se trata de abarcar la mayor cantidad de aristas posibles” y señaló que resta presupuestar e instrumentar la adquisición de “botones de pánico u otros dispositivos”.