Un primo de Macri es oferente para las obras del Monumento a la Bandera

LICITACIÓN. Compite con otras dos UTE para hacer los trabajos que tienen un presupuesto oficial cercano a los 135 millones de pesos. A través de su empresa Creaurban, el polémico Ángelo Calcaterra hizo la mejor oferta para refacciones en el sitio histórico

Los sobres con las ofertas de las tres empresas que se presentaron se abrieron el último lunes.
Los sobres con las ofertas de las tres empresas que se presentaron se abrieron el último lunes.

La empresa que hizo la mejor oferta para realizar las obras de refacción y puesta en valor del Monumento Nacional a la Bandera es Creaurban, que en su momento perteneció al grupo Socma, nave emblema de la familia del presidente Mauricio Macri, y actualmente –y desde hace algunos años– está en manos de su primo, Ángelo Calcaterra, arquitecto e hijo de una hermana de Franco. La firma forma parte del grupo ODS (Obras, Desarrollos y Servicios), un gigante que agrupa a emprendimientos de construcción, desarrollos inmobiliarios, servicios financieros y de concesiones. Cabe recordar que los sobres con las ofertas fueron abiertos el último lunes en el salón Carrasco del Palacio Municipal. Allí, de a uno, fueron pasando la intendenta Mónica Fein; el secretario de Obras Públicas de la Nación, Daniel Chain; el subsecretario de Obras Públicas nacional, Jorge Sá- bato; el secretario de Gobierno del municipio, Gustavo Leone; y la secretaria de Obras Públicas municipal, Susana Nader. Con un presupuesto oficial para los trabajos de 134.567.995 pesos, ese día se develó que la empresa Creaurban había emitido una oferta de 148.024.000 pesos, seguida por una UTE conformada por Depaoli & Troce SRL, Prat SRL y Construcciones Civiles con 151.600.182,72; y la UTE formada por Del Sol SRL, Epreco SRL y Dyscon con 158.792.341 pesos. Como dato significativo, a principios de mayo de este año, el diario La Nacióninformaba que Calcaterra había iniciado el proceso de venta de la empresa Iecsa SA, una de las mayores proveedoras de obra pública de las últimas dé- cadas (en particular en ciudad de Buenos Aires), que también está dentro del grupo ODS. Los motivos que sus allegados esgrimieron públicamente fue que la decisión se tomaba tras el cambio de gobierno y la incompatibilidad que implicaría presentarse a licitación en cualquier punto del país. Además, se señalaba que la histórica compañía había comenzado “los trámites para buscar comprador”. En aquella oportunidad, uno de los más estrechos colaboradores de Calcaterra reconocía al diario porteño: “Con este panorama político, para Iecsa será muy difí- cil trabajar. Siempre será cuestionada, aunque se trate de la empresa con mayor capacidad técnica y mejores antecedentes del mercado. Es una situación que puede perjudicar a la empresa, y al presidente también”. Consultado por este diario, el presidente de delegación local de la Cámara Argentina de la Construcción, Franco Gagliardo, recordó que la del Monumento “es una licitación abierta”. “No sabíamos quiénes eran los oferentes hasta último momento. Es un nuevo sistema de pliegos que se baja por internet y los interesados pueden anotarse hasta unos minutos antes de la licitación. Se trata de un proceso absolutamente transparente. Habrá que ver cuáles son los antecedentes que presentan, si la empresa tiene antecedentes de este tipo y si cumple con todos los requisitos”, afirmó. “No vemos que exista ninguna imposibilidad para presentarse, ni ningún problema legal. En estos momentos la Nación está licitando obras de toda clase en todo el país, de saneamiento, de vivienda, de rutas y no veo que haya alguna imposibilidad legal para presentarse porque sea el primo del presidente”, siguió. El titular de la empresa Obring no pudo precisar si Creaurban realizó antes alguna obra en la ciudad o en la provincia. “Iecsa sí realizó muchos trabajos”, anadió. Al ser consultado sobre quién decidirá el ganador de la licitación, Gagliardo recordó que se trata de una obra que fue licitada por el Ministerio del Interior de la Nación. “Por eso estuvo en la ciudad el secretario de Obras Públicas de la Nación. La Municipalidad hizo aportes técnicos pero son ellos (los funcionarios nacionales) los encargados de seleccionar quién será el que realice las obras en el Monumento”, aclaró. Según informa desde su página web, el Grupo ODS fue conformado en 2007 cuando la empresa italiana Ghella ingresa como accionista y socia de Calcaterra, quien el año anterior había adquirido dos empresas líderes en sus sectores: Iecsa y Creaurban. “Con experiencia desarrollada durante más de cuatro décadas Grupo ODS agrupa empresas de la construcción, desarrollos inmobiliarios, servicios financieros y de concesiones. Actualmente lo integran las empresas Iecsa, Creaurban, Minera Geometales, Fidus SGR., Cincovial, Cate y sus sociedades relacionadas”, se agrega. Por último, cabe recordar que el plan de refacción del Monumento es la mayor intervención que se realizará en el máximo símbolo de la ciudad en sus casi 60 años de historia. El proyecto contempla la ejecución de un vasto conjunto de obras para poner en valor, reparar y mejorar sectores del sitio con un plazo de ejecución de los trabajos de 18 meses.

El FpV pide explicaciones

La concejala Marina Magnani, del Frente para la Victoria, adelantó que realizará un pedido de informes sobre las empresas que participaron de la licitación para restaurar el Monumento Nacional a la Bandera. “La mejor oferta la hizo Ángelo Calcaterra, primo del presidente. Por eso pediremos que nos informen sobre las empresas que participaron de la licitación para su restauración. En caso de otorgarse la obra a Creaurban nos encontraríamos ante una autoadjudicación de obras financiada por el gobierno nacional a la familia presidencial”, señaló. La edila remarcó que Creaurban pertenecía al grupo Socma, de Franco Macri, quien anunció la venta cuando su hijo fue candidato a Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, pero el comprador fue su sobrino. “Esta empresa radicada en Buenos Aires no cuenta con antecedentes de obras públicas en Rosario y sin embargo realizó la mejor oferta. Resulta al menos sospechoso que una empresa sin radicación en la ciudad pueda generar la infraestructura necesaria para realizar las obras comprometidas, a un precio inferior que las empresas locales. La logística del traslado de maquinaria y equipamiento, o el alquiler de los mismos, ya supondría en sí mismo un costo superior al costo logístico de las empresas que se encuentran afincadas en nuestra región”, analizó.

Fuente: El Ciudadano & La Gente.