Tés, aperitivos y calzado, los productos importados que vuelven al país

Pese a la baja general del consumo, marcas internacionales se siguen abriendo camino en el mercado local. 

Se amplía la oferta del exterior.

A pesar de la caída del consumo, las marcas internacionales se siguen abriendo camino en el mercado local, de la mano de bienes aspiracionales pero también masivos como textiles, calzado, electrodomésticos, productos de bazar o alimentos.

 

Así, no tardaron aparecer en las góndolas más variedades de algunas marcas extranjeras en los estantes de los supermercados. Este año Unilever trajo, por ejemplo, una marca tradicional de té inglés, Lipton, mientras que por el lado de los aperitivos desde Londres también desembarcó Pimm’s, para sumarse a un segmento donde hasta ahora dominaban las bebidas de cuna italiana.

 

Y en las vinotecas, cervezas de casi todas las nacionalidades, como Czechvar, Bitburger o London Pride.

 

Las importaciones de alimentos y bebidas avanzaron un 21,7% entre enero y mayo (contra el mismo período del año anterior), mientras que los elaborados avanzaron un 36%, según el Indec.

 

En el Gobierno sostienen que las importaciones de bienes finales se están desacelerando, mientras que crecen las de bienes de capitales (+22% en mayo), asociadas a un aumento de inversión. Los bienes de consumo subieron 16% en cinco meses y un poco menos en mayo: 13,6%.

 

A la fuerte importación de autos (+43% en cinco meses) se suman las partes para ensamblar motos. Desde India se sumó Hero, con un modelo de ensamblado y de la mano del DT del Atlético Madrid, Diego Simeone, para la campaña publicitaria.

 

Las empresas más asociadas a la “industria nacional” en el kirchnerismo, como Newsan, fueron las primeras en convertirse en distribuidoras. Así llegaron los electrodomésticos Fagor, mientras que ahora entran otros jugadores, como la catalana Beko. La baja de aranceles a la importación de notebooks y tablets surtió efecto casi inmediato: las ensambladoras pasaron a ser distribuidoras, tras el despido de 4 mil trabajadores.

 

En el segmento textil volvieron algunas marcas que se habían ido por los límites para importar (licencias no automáticas), como Calvin Klein, que abrió un local en Patio Bullrich, donde también recala Ermenegildo Zegna, mientras que se preparan otras, como la de calzado Birkenstock o la deportiva Under Armour.

 

Fuente: Punto Biz, información de negocios.