Tensa sesión en el Concejo de Florencia

Así lo indicaron desde Radio Amanecer de Reconquista, tras señalar que anoche los legisladores locales trataron la separación del cargo, sin goce de haberes de la concejala Mirta Vallejos, a pedido de su par justicialista Ana Ansermet.
La concejala, representante del Movimiento Evita fue imputada junto a su colaborador Mauro González.
La concejala, representante del Movimiento Evita fue imputada junto a su colaborador Mauro González.

Si bien los ediles no determinaron la separación del cargo en la sesión de ayer por la noche, llegaron a consensuar que el próximo martes se conforme una Comisión Investigadora.

A la sesión asistieron alrededor de sesenta vecinos quienes manifestaron su enojo, entre ellos los 17 damnificados, quienes afirmaron ante la justicia, que ésta concejal los estafó en varias oportunidades; la denuncia la tomó el fiscal Regional, doctor Rubén Martínez y solicitó al fiscal Nicolás Maglier que judicialice la causa, ella junto a su recaudador fueron imputados del delito de coacciones reiteradas en número indeterminado de veces, en carácter de autor; y a Mauro Sánchez, el mismo delito en carácter de partícipe necesario, según Art. 149 bis, 2do párrafo, del Código Penal Argentino, que establece que será reprimido con prisión o reclusión de dos a cuatro años el que hiciere uso de amenazas con el propósito de obligar a otro a hacer, no hacer o tolerar algo contra su voluntad. 

Las víctimas son en principio 17 beneficiarios de planes sociales, quienes contaron que desde hace al menos dos años hasta la denuncia, a cambio de esa ayuda estatal, debían entregar un aporte a la líder del Movimiento Evita, siendo Sánchez su recaudador habitual.

La denuncia en la justicia

La denuncia penal la radicó el intendente de la ciudad de Florencia, Rubén Quaín, con la firma de 17 damnificados, como Elsa Palacios, Miguel Obregón, Juan Carlos Sosa, Aldana Valenzuela, Claudia Quintana, Roberto Valenzuela, entre otros, quienes dijeron formar parte del Movimiento Evita cuya referente es Mirta Vallejos, concejal de la ciudad de Florencia.

Según contó el fiscal, para recibir un beneficio social de $8.500.- debían aportar $2.000.-; y en caso de beneficios extras, más aporte, que según les decían, eran recaudados para enviar a alguien de “más arriba”, que al menos hasta aquí, nadie identificó. 

Los recaudadores ponían fecha y hora límite para entregar el dinero. Las supuestas víctimas dicen tener como prueba mensajes, aunque la mayoría de las coacciones eran vía telefónica. Otra condición que se les exigía a cambio de seguir recibiendo la ayuda social, era “que se manifiesten contra el intendente en Facebook y otros medios”.