Sin recolección de residuos.

La mitad de la ciudad despertó con su basura debido a una decisión de los trabajadores de Cliba.

El delegado, Gustavo Almada, sostuvo que no pueden trabajar por falta de elementos de trabajo. De doce camiones solo cinco funcionan.

A %d blogueros les gusta esto: