Se dilata el acuerdo entre SanCor y La Tarantela por la planta de Centeno

SanCor cedería la planta y el nuevo inversor se tendría que hacer cargo de la antigüedad y de las nuevas indemnizaciones que puedan surgir. Reconocen que se trata de una “negociación compleja”.

 

Garantizar la provisión de leche es otro desafío importante. En tanto, toda una comunidad espera que el “motor” de pueblo vuelva a funcionar.

En el día de ayer, la asamblea extraordinaria de SanCor lo que hizo fue reafirmar un plan de reestructuración del cual la planta de Centeno no formaba parte. Fue la misma cooperativa quien en marzo de este año les había comunicado la información: la láctea se desprendía de la fábrica.
El objetivo es lograr que la fuente laboral, que genera trabajo para más de 60 operarios, no cierre. Las negociaciones continúan con La Tarantela, empresa interesada en comprar la planta.

LEER MÁS: Tarantela: De dónde es la empresa que podría quedarse con SanCor en Centeno

Son dos millones y medio de pesos que por la localidad de Centeno no circulan, más las otras actividades que generaba la industria, como por ejemplo el transporte. Su presidente comunal, Juan Gufi afirmó: “Ya no sabemos qué términos utilizar para describir la situación. En diálogo con UNOSanta Fe, aseguró: “Ya no tenemos adjetivos. Hay incertidumbre, angustia, desesperación. Hoy Centeno está herido en términos económicos y necesitamos que se reactive lo más pronto posible”.
LEER MÁS: SanCor: en Centeno, aseguran que la economía del pueblo “está quebrada”

Son diversas las cuestiones que demoran un acuerdo. Están relacionadas no solo con el traspaso de la planta y de los trabajadores a otra empresa, sino también con la logística y los recursos que deberá tener la nueva firma para poner en marcha la compañía, como por ejemplo tener leche para poder producir.
LEER MÁS: Centeno: trabajadores de SanCor cortaron la ruta nacional 34

Sobre el avance de las negociaciones, Gufi precisó: “Es muy compleja la negociación. Hay puntos que todavía no están en claro, como por ejemplo la indemnización de los empleados. El traslado de la planta lleva además una ingeniería jurídica muy compleja”.
“Por otro lado la producción, la complejidad está en cómo conseguir la leche. Hoy al productor si no se le va con el dinero en la mano difícilmente venda la materia prima. Además hay que soportar un ciclo de 90 días hasta que pueda vender la producción. Hay que disponer de recursos para pagar la leche, los sueldos y materia prima para fabricar”, sostuvo el presidente comunal.
Fuente: Diario Uno Santa Fe.