Santa Fe: colectivos paran de noche y Rosario busca evitarlo

Nubarrones que acechan

La intendenta Mónica Fein volvió a mostrar su preocupación por el valor futuro del boleto del transporte público de pasajeros. Y apuntó que ya son varias las ciudades del país que están sin ómnibus

 

La intendenta Mónica Fein volvió a mostrar su preocupación por el valor futuro del boleto del transporte público de pasajeros. Aseguró que en todas las ciudades del país “se está generando un conflicto grave” por la inflación y, a futuro, dijo que todo podría complicarse por la quita de subsidios que introduce el gobierno nacional en el Presupuesto 2019. Tras eso advirtió que en este marco se “iría a tarifas inalcanzables para los rosarinos y para los argentinos en general”. También aseguró que desde el municipio buscan “alternativas” para que la tarifa no sea “la única variable de ajuste ante la quita de los subsidios al transporte”.

 

Fein apuntó que ya son varias las ciudades del país que están con paro nocturno de colectivos.

 

“Se está produciendo en las ciudades un conflicto grave, eso tiene que ver con la problemática de los empresarios que genera mucha incertidumbre a futuro”, describió.

 

Las palabras de la mandataria apuntaron a lo que está sucediendo en las ciudades de Córdoba y Santa Fe.

 

En ese último caso ya se llegó a una semana sin servicio nocturno de colectivos por una medida gremial y el conflicto está lejos de resolverse.

 

Los choferes nucleados en la UTA decidieron realizar paros diarios de 22 a 6 ante la falta de pago del último tramo del aumento salarial acordado en paritarias, que es de un 5,7%.

 

La medida comenzó el lunes 8. Desde la UTA Santa Fe explicaron que aún no hubo novedades respecto a la resolución del conflicto, por lo que la medida sigue firme durante esta semana.

 

“Nosotros dependemos del Consejo Directivo Nacional que es quien está llevando esta discusión. El conflicto es en todo el interior del país”, aclaró Marcelo Gariboldi, secretario adjunto de UTA Santa Fe en declaraciones a El Litoral.

 

El dirigente gremial indicó que la decisión de los choferes “se puede endurecer” y reveló que “los empresarios están diciendo que no pueden hacer frente no sólo al salario y que tienen que ajustar costos de otra manera, porque no reciben subsidios”.

 

Según Gariboldi, “si esto no se soluciona obviamente se sacarían servicios de la calle, con frecuencias más distantes entre coche y coche; nos preocupa el tema de que se recorte por el lado de los trabajadores”.

 

Así, habrá que ver si en Rosario se llega a una medida de ese tipo con el tiempo.

 

 

 

 

 

Nota: El Ciudadano Web.