Rosario abrazó a sus madres

Rosario abrazó a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y le dijo NO al fallo de la Corte Suprema de Justicia que avaló el cómputo del dos por uno en el caso de una condena por delito de lesa de humanidad.

Las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo estuvieron acompañadas por una multitud.

“Esto es un nuevo indulto”, definieron las Madres ante la multitud de hombres y mujeres que llenó la plaza 25 de Mayo, de Córdoba y Buenos Aires, para acompañarlas en la histórica ronda que llevan adelante todos jueves. El clima fue de tristeza y dolor ante un nuevo revés en las conquistas contra los crímenes de la dictadura que no pudo dejar de ser asociado al actual gobierno de Cambiemos. Pero también se recordó que el camino “es la resistencia y la movilización”. Poco antes de comenzar el acto, una mujer se acercó a las tres Madres de Rosario y les entregó un par de guantes de arquero de fútbol. Era la mamá de Nahuel “Patón” Guzmán, quien llevó el regalo del destacado jugador de Newell’s (hoy en México) como apoyo a una lucha por la verdad y la justicia que la semana pasada cumplió 40 años.

Este jueves a las 17 y en una nueva convocatoria que surgió en pocas horas a través de las redes sociales, cientos de hombres y mujeres llegaron a la plaza 25 de Mayo para acompañar a las Madres de Rosario en la tradicional ronda de los jueves. Con sus pañuelos blancos, Adela “Lila” Panelo de Forestello, Norma Vermeulen y  Elsa “Chiche” Massa emprendieron la caminata alrededor de la pirámide central. No estuvieron solas. Sus pasos fueron seguidos por decenas de militantes, estudiantes, trabajadores, concejales de la ciudad y representantes de colectivos y organizaciones sindicales, sociales y políticas. A la ronda se sumó un aplauso constante y los cantos “Madres de la Plaza, el pueblo las abraza” y “Macri, basura, vos sos la dictadura”. Las adhesiones abarcaron a todo el arco político, social y cultural de la ciudad, con especial mención al Concejo Municipal que emitió de manera unánime un documento de repudio al fallo de la Corte Suprema.

La movilización de Rosario fue el correlato local de la convocatoria que se replicó a nivel nacional en distintas ciudades del país contra el fallo que declaró aplicable el cómputo del dos por uno para la prisión en un caso de delito de lesa humanidad. Se trata de Luis Muiña, quien fue condenado en 2011 a 13 años de cárcel por ser coautor del delito de privación ilegal de la libertad e imposición de tormento a cinco personas. La decisión fue adoptada con el voto de los jueces Elena Highton de Nolasco, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti, mientras que Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda se expresaron en disidencia.

El pueblo las abraza

“Nos les alcanzó con quitarnos a nuestros hijos que hasta los recuerdos nos quieren sacar”, dijo emocionada Norma Vermeulen y agregó: “Hoy estoy un poco bajoneada, pero sé que tenemos que seguir defendiendo a diario lo que conseguimos. Nosotras por razones de edad, hay momentos en que queremos bajar los brazos, decir hasta acá no más. Pero pensamos en las nuevas generaciones, en el presente y en el futuro, y en que no tengan que pasar lo que hemos sufrido nosotras. Que nunca más haya una dictadura. Que nunca más sea realmente nunca más”.

Norma Vermeulen pidió “por todos los trabajadores que se encuentran de un día para el otro sin trabajo”. “Luchemos por ellos porque siempre hay que pedir por el otro, no sólo por uno”, dijo.

Ana Moro, detenida en la última dictadura militar, definió al fallo como “un nuevo indulto”. Y continuó: “Fueron muchos años en que tuvimos altibajos. A veces fuimos acompañados por mucha gente, otras hubo indiferencia, pero siempre seguimos adelante. Este gobierno quiere minar nuestro esfuerzo, pero no cuenta con nuestra resistencia. Si estas madres han podido luchar contra una dictadura feroz, nosotros tenemos que hacer lo mismo”.

Para Juane Basso, representante de Hijos Rosario, el fallo del dos por uno es parte de “lo que está haciendo el gobierno con los despidos, las tarifas, las importaciones, el endeudamiento, el techo en la paritaria, la caída de la industria”. Y agregó: “Es una pelea muy grande la que tenemos que dar porque este es el mismo modelo económico de la dictadura”.

Retroceso

Para Martina, una comunicadora social de 24 años que acudió a la convocatoria, el fallo de la Corte implica un retroceso en décadas de conquistas en políticas de derechos humanos. “Es muy importante que estemos todos en la plaza y que cada vez seamos más. Tenemos que acostumbrarnos a que tenemos que estar en la calle más seguido porque no podemos hacer oídos sordos a los avances de este gobierno”, explicó.

Ezequiel, historiador de 37 años, opinó que el fallo va en consonancia con la obediencia debida, el punto final y el indulto. “Llama la atención que haya sido en el marco de los 40 años de las Madres. Me pareció un mensaje muy directo al cariño popular que se expresó este fin de semana a la experiencia de Madres. Fue un golpe muy fuerte a ese proceso. Lo veo como una estrategia del gobierno de Cambiemos de golpear cuando se cierran momentos álgidos de luchas, de tener la última palabra”.

Fuente: El Ciudadano & La Gente.