Quieren terminar con los “chips descartables” para evitar delitos con teléfonos

El Senado dio media sanción a un proyecto que prevé que cada persona que compre una tarjeta Sim deba presentar el DNI y quede registrado. El control sobre la comercialización quedaría en manos de los municipios y comunas.

Sin rastros. Los chips se compran, se utilizan para delinquir y se descartan. Al no haber un registro no quedan huellas de los delincuentes.

 

El Senado provincial dio media sanción esta tarde a un proyecto que busca regular la venta de tarjetas Sim o chips para teléfonos móviles. La iniciativa es del legislador por San Lorenzo, Armando Traferri (PJ), quien consideró que la iniciativa busca dar respuesta a un problema que fue creciendo en los últimos años y que hoy termina siendo una herramienta sin control que se puede utilizar para delinquir sin dejar huellas.

 

Son líneas telefónicas descartables que se pueden adquirir en cualquier lugar sin registro alguno, se usan un determinado tiempo hasta cometer un delito y luego se desechan. Tal como está armado el sistema de comercialización hoy hace muy dificultoso que se pueda perseguir a quienes se sirven de un teléfono móvil para delinquir.
“Nosotros estamos preocupados porque desde hace un tiempo a esta parte venimos recibiendo denuncias de que no se pueden identificar los números telefónicos y de quién son esas líneas. En la actualidad se usa mucho el teléfono celular para secuestros virtuales, para averiguar datos de personas mayores y luego les terminan robando sus ahorros, para extorsiones”, dijo Traferri.
“Por eso –agregó– nos parece fundamental que estén identificados los números porque en este afán de vender más no hay ningún tipo de control de a quién se les venden los chip. Esos teléfonos que están sin identificar terminan siendo herramientas importantes para el robo, la extorsión, el secuestro. Por eso nos parece que para dar un paso adelante en la lucha contra el delito tiene que estar identificada la línea y que cada comercio que expida un chip exija la presentación del documento de quien va a utilizar ese chip”.
El legislador también admitió que las empresas telefónicas se opusieron a la iniciativa. “Ellos argumentan que estamos invadiendo legislación nacional y de ninguna manera nosotros hacemos eso porque estamos hablando de la comercialización que es algo que le corresponde a la provincia marcar las reglas. Por eso les sugerimos a las telefónicas que en el afán de recaudar más dinero entiendan que estamos viviendo momentos complejos y una de las grandes demandas de la sociedad es la seguridad. Hoy se están utilizando los chip para cometer delitos en muchos casos”, sostuvo quien preside la comisión de Seguridad de la Cámara alta.
Acerca de si hay datos sobre la cantidad de líneas habilitadas en la provincia, Traferri dijo que no hay información porque justamente no hay registro alguno. “Como no hay registro no tenemos forma de llevar estadísticas. Pero a través de las denuncias nos enteramos que la gente dice que la llamaron desde un número que después no existe más y no tiene ningún responsable. Por eso es clave identificar de quién es el chip” aseguró.
“Esta es una medida que debería llevarse a nivel nacional”, reclamó el senador al considerar que es un problema que aqueja a varias provincias. Además, Traferri dijo desconocer el proyecto del fiscal general, Jorge Baclini, y dijo que está la instancia de que esa iniciativa haga sus aportes cuando el tema se trate en diputados.
Por último, se refirió a quién ejercerá el poder de policía y al respecto dijo: “El control a los locales que expendan los chip tiene que estar en manos de los municipios y comunas. Mientras que las penas deberán estar contempladas en la reglamentación de la ley, si es que se llega a sancionar. Creo que es necesario que vayamos combatiendo el delito de esta manera, sacándole las posibilidades del uso indiscriminado de los chips telefónicos”, dijo y se mostró confiado en obtener el acompañamiento de los diputados”.
Fuente: Diario Uno Santa Fe.