Piden analizar cadena de valor por aumentos

La asociación de usuarios y consumidores Centro de Estudios Sociales y Acción Comunitaria (Cesyac) elevó a la Secretaría de Comercio de la Nación un pedido formal para que se convoque de manera urgente para analizar la cadena de valor de los productos que tuvieron aumentos en los últimos días, y se analicen alternativas para que las mismas den marcha atrás.

Los incrementos de productos se producen sin una aparente justificación.

Fue a partir de una nota publicada el domingo por El Ciudadano donde representantes de los supermercadistas y almaceneros de Rosario confirmaron que las principales empresas alimentarias y productoras de artículos de consumo masivo volvieron a aumentar sus precios. En la semana trascendió a nivel nacional que el ajuste llegó hasta un 14 por ciento este mes. Sin embargo, un sector de los comerciantes locales destacó que el incremento se eleva en algunos casos hasta el 16% y que las firmas que más “sacudieron” el mercado fueron Arcor, Terrabusi y La Serenísima.

“Se conocieron aumentos que van del 5 al 20% en productos que consideramos de la canasta básica. Que las primeras marcas apliquen aumentos justo antes de pagar aguinaldos y alegando futuros pagos de pautas salariales, nos parece un despropósito y una práctica abusiva que sólo la pueden hacer quienes tienen posición dominante y ningún tipo de control por parte del Estado”, sostuvo Juan Marcos Aviano, director ejecutivo del Cesyac. “El observatorio tiene como objetivo analizar las distorsiones de precios que puedan existir en la cadena de valor de los principales productos y servicios de la economía. Y en ese marco, creemos que el organismo debe actuar, analizar lo que pasa, y recomendar a la Secretaría corregir las distorsiones en caso que se observen, lo cual creemos que ocurre”, explicó.

Aviano se quejó: “Las cámaras de supermercados están informando estos aumentos como que vienen del sector industrial, y en la cadena de los alimentos está clara la concurrencia de responsabilidades y márgenes de ganancia. Acá siempre todos ganan y mucho, y el único que pierde es el consumidor”.

“Exigimos que el Observatorio se reúna, y que de una vez por todas algo funcione en la Argentina. Queremos ver si todo está en el marco de las normas vigentes, como pueden ser la ley de Defensa de la Competencia, la ley de abastecimiento, la ley de Defensa del Consumidor, y la ley de Lealtad Comercial”.

Aviano recordó que el Observatorio lo forman funcionarios de distintos ministerios, tres asociaciones de consumidores, entre ellas el Cesyac, y se pueden convocar a las cámaras empresarias involucradas en los temas a tratar.

Más caro

La suba de precios fue anunciada en el transcurso de la semana por el vocero de la Cámara Argentina de Supermercados (CAS), Fernando Aguirre, quien dijo que “no hay ninguna justificación” para que las industrias proveedoras hayan aplicado un ajuste.

“En algunos sectores los incrementos llegan hasta el 14 por ciento, como en el caso de las bebidas gaseosas de las principales marcas”, sostuvo Aguirre en declaraciones a radio porteña El Mundo.

Entre las empresas que incrementaron los precios de sus alimentos y productos de higiene personal están Arcor, Procter, Peñaflor, Molinos Río de la Plata, Danone, Coca Cola, Quilmes y Pepsi.

Según sostuvo el vocero de los supermercados independientes, el grueso de los ajustes se dio el fin de semana pasado y –señaló Aguirre- ya fue comunicado a las autoridades del gobierno nacional, “pero no hubo ninguna respuesta”.

Lo locales

El diálogo con El Ciudadano, Juan Milito, del Centro de Unión Almaceneros de Rosario, precisó que el incremento más alto llegó por el lado de Arcor, que en lo que va de junio entregó golosinas con subas de hasta 16%, y 14% en galletitas. Por su parte, Terrabusi ajustó masitas y alfajores un 6%.

Al mismo tiempo, la francesa Danone –según Milito– subió los yogures de la línea La Serenísima entre un 4 y un 8%, mientras que las cervezas los hicieron en promedio en un 10%. Eso incluye prácticamente a todas las marcas; Quilmes, Brahma, Stella Artois, Patagonia, Heineken, Imperial, Santa Fe y Schneider.

A la par, las gaseosas línea Pepsi ajustaron un 6%, y Coca Cola, Seven Up y Paso de los Toros los hicieron con una media del 10%.

Milito dijo que a los almacenes de barrio no les queda más opción que trasladar todo al mostrador.

“El pequeño comerciante no tiene otro remedio, porque si no te comen los costos fijos. Los alquileres, la luz e impuestos te aprietan y si achicás el margen de ganancia te fundís. Distinto es el caso de las grandes cadenas. Para ellos, en la estructura que tienen, estos servicios y el sueldo de sus empleados son un costo mucho menor. Por eso también tienen capacidad para formar precios”, explicó el dirigente.

Fuente: El Ciudadano Web.