Negocian cambios al Presupuesto

En busca de votos

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo que harán “todas las modificaciones que sean necesarias” y reconoció que el gobierno necesita los votos de la oposición. Podrían aceptar el impuesto a los Bienes Personales.

 

Ante las críticas de distintos sectores políticos, económicos y sociales, el gobierno nacional admitió que se harán “todas las modificaciones que sean necesarias” para lograr la aprobación del Presupuesto 2019. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, admitió que el gobierno nacional “necesita los votos de la oposición para aprobarlo, porque tiene minoría” y, en ese sentido, prometió que el oficialismo va a “seguir trabajando con ellos, sobre todo con los que mostraron mucho apoyo a la gobernabilidad”.

 

En materia impositiva, Frigerio evitó pronunciarse sobre el pedido de las cooperativas y mutuales para no ser gravadas con Ganancias. En cambio, dejó abierta la posibilidad de revisar el impuesto a los Bienes Personales para que los contribuyentes con dinero o bienes en el extranjero tributen una alícuota mínima. “Todavía no hay una definición en ese punto”. Respecto de los impuestos provinciales, el funcionario de Cambiemos aclaró que se logró “acordar que la reducción de Ingresos Brutos no se parará”, aunque muchos gobernadores hayan pedido revisar esa medida ante los recortes anunciados por la Nación para 2019.

 

“Estamos dispuestos a debatir estos temas, pero no compartimos que las proyecciones sean a todas luces incumplibles como dice un sector de la oposición”, señaló Frigerio a Radio Mitre. Según el ministro del Interior, hay “un compromiso importante de un sector de la oposición” para aprobar el presupuesto nacional de 2019, al que calificó de “equilibrado”.

 

“Existe un compromiso importante para fortalecer la gobernabilidad por parte de un sector de la oposición y muestras de responsabilidad para aprobar un presupuesto equilibrado, instrumento fundamental para recuperar el camino del crecimiento en la Argentina ”, sostuvo Frigerio. “Hay mucha responsabilidad en el tratamiento de una ley tan importante, pero mucho más ahora cuando se está tratando por primera vez en muchísimo tiempo un presupuesto equilibrado donde los recursos alcanzan a cubrir los gastos”.

“Plagado de mentiras”

El proyecto volverá a discutirse la semana próxima en la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados. Entre tanto, la jefa del bloque del Frente Renovador, Graciela Camaño, recargó sus críticas a la administración de Cambiemos al definir al presupuesto como “un dibujo” que está “plagado de mentiras”.

 

Camaño criticó en duros términos al presidente Mauricio Macri: lo calificó de “mentiroso e inoperante” y dijo que “se le fue la mano” con el ajuste. En diálogo con FM La Patriada, Camaño cuestionó al gobierno por haber enviado al Congreso “un presupuesto de ajuste”.

Quejas de universidades

El Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), integrado por los rectores de las casas de altos estudios, sostuvo de forma unánime que el proyecto de presupuesto elaborado por el Poder Ejecutivo “resulta insuficiente” en su asignación directa a las universidades públicas.

 

El proyecto le asigna 144.650 millones de pesos al sistema universitario, cifra que en un principio llevó tranquilidad a los rectores, que habían solicitado 144.115 millones para cubrir los gastos “mínimos e indispensables” del sistema.

 

Pero cuando se conoció el detalle de la propuesta oficial, los rectores alertaron por una “composición novedosa” del presupuesto, que incluye ítems que, según sostuvieron, hasta ahora nunca habían sido incorporados.

 

Uno de ellos es “recomposición salarial” (9.500 millones de pesos), del que aún se desconoce su propósito. Otras partidas, al no asignarse directamente a las universidades sino a programas a cargo de la Nación, quedan supeditadas a la voluntad del Ejecutivo de girarlas o no.