Macri se reúne con las provincias y Fascendini envió una carta en rechazo al ajuste

La misiva del vicegobernador a los legisladores santafesinos es el proyecto de declaración aprobado por el Senado santafesino. Farías y Saglione serán quienes se presente.

 

El vicegobernador de Santa Fe, Carlos Fascendini, les envió una nota a todos los legisladores nacionales de la provincia para comunicarles “el enérgico rechazo” que se aprobó el jueves pasado en el Senado santafesino a las últimas medidas de ajuste anunciadas por el presidente Mauricio Macri.

 

La misiva a los 19 diputados nacionales y a los tres senadores por Santa Fe fue enviada a horas de la reunión convocada por Macri con todos los gobernadores para acordar los recortes que se van a introducir en el presupuesto nacional para 2019.

 

En representación del gobernador Miguel Lifschitz, quien ya tenía agendada –aseguran en la Casa Gris– una actividad en Estados Unidos y por ese motivo no va al encuentro con el Presidente, irán los ministros de Gobierno, Pablo Farías, y el de Economía, Gonzalo Saglione. Fascendini tampoco podrá ir por estar con un problema de salud.

 

El vicegobernador radical fue uno de los que levantó la voz con mayor dureza en los últimos días para cuestionar la gestión del gobierno nacional y este lunes por la mañana, en su carácter de presidente del Senado, envió las cartas a los legisladores nacionales.

 

“El documento pone en conocimiento el enérgico rechazo que aprobó la Cámara de Senadores mediante un proyecto de declaración a los ajustes que anunciara el gobierno nacional el día 3 de septiembre pasado”, dice el parte de prensa donde se anuncia el envío de las cartas.

 

Fascendini señaló “que se perjudica a la provincia de Santa Fe en el orden de los 5.000 millones de pesos, según estimaciones de las autoridades económicas locales, sumándole a ello la eliminación del Fondo Federal Solidario dispuesto días atrás”.

El vicegobernador adjuntó a los escritos la opinión de la mayoría de los senadores provinciales que fueron expresadas en el proyecto de declaración y solicitó a los legisladores que “actúen en consecuencia en defensa de los intereses de todos y cada uno de los ciudadanos y ciudadanas de esta provincia a quienes representan en el Congreso de la Nación”.

 

Luego del rechazo a la reforma de la Constitución en la sesión especial del 29 de agosto pasado –donde se especulaba que Cambiemos podía darle al gobernador los votos para tratar el tema sobre tablas, pero no para aprobarlo–, Lifschitz comenzó a levantar el perfil en la relación con el gobierno nacional.

 

Si bien nunca fue buena la relación entre las gestiones de Lifschitz y Macri, hubo puntos de encuentro como en el trabajo que vienen realizando los ministerios de Seguridad de Nación y provincia que acercaban posiciones.

 

Pero el no a la reforma fue un punto de inflexión donde Lifschitz empezó a tomar distancia de las políticas económicas del macrismo. La crítica más clara fue el jueves de la semana pasada cuando dijo: “No quiero ser socio del ajuste”, en referencia al encuentro que mantendría con Macri este martes.

 

A las críticas de Lifschitz se suman las de su vice, un radical que tiene pocos pelos en la lengua a la hora de hacer críticas y que el viernes pasado disparó munición gruesa contra la coalición que gobierna el país. “El plan de Cambiemos fue un rotundo fracaso”, dijo el vicegobernador en una entrevista en UNO en la Radio, que se emite por FM Sol 91.5.

 

Por si algo faltaba para dejar en claro que Santa Fe no irá a apoyar con ojos cerrados la propuesta de presupuesto que les hará Macri este martes a los gobernadores, Fascendini envió 24 horas antes del encuentro una carta a los legisladores que representan a Santa Fe.

 

En esa misiva les hace saber del rechazo casi unánime –solo no fue firmado por el senador Hugo Rasetto, mientras que Lisandro Enrico y Ricardo Kaufmann estuvieron ausentes– que recibieron en el Senado santafesino los anuncios que hizo el Presidente el pasado 3 de septiembre y que son la base de los retoques que tendrá el presupuesto nacional.

 

La mirada electoral empieza a colarse en la política y varios dirigentes que forman parte del Frente Progresista Cívico y Social ya anunciaron que quieren llevar el modelo de Santa Fe al país.

 

Los radicales santafesinos ahora deberán decidir dónde jugará el sello de la UCR el año que viene, si con el Frente Progresista o con Cambiemos. Esa definición interna –que puede resolverse a través de elecciones o de un acuerdo– se dará en los próximos meses. Aunque en política no hay que dar nada por hecho hasta que no esté firmado, nadie imagina que el radicalismo pueda tomar una tercera opción y seguir, en 2019, con un pie en cada barco.

 

 

 

Fuente: Diario Uno Santa Fe.

A %d blogueros les gusta esto: