Los maestros paran en todo el país en repudio a la represión frente al Congreso

Los gremios cuestionaron duramente el accionar policial y al gobierno nacional. Pidieron la renuncia del ministro de Educación.

0020063963El paro nacional docente convocado por la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) para repudiar la represión sufrida el domingo en la plaza del Congreso promete hoy una adhesión contundente en las escuelas públicas y privadas.

La medida de fuerza que se llevará adelante en todo el país fue anunciada ayer por la secretaria general de la Ctera y de Amsafé, Sonia Alesso. Y pidió que la Casa Rosada comprenda que el conflicto docente “no es una guerra” y apuntó al ministro de Educación, Esteban Bullrich: “No está a la altura de las circunstancias, debe renunciar ya”.
La dirigente acusó al gobierno nacional por la represión sufrida el domingo por la noche y apuntó que “no vamos a permitir que se reprima a los trabajadores; no se toca a un maestro, a un trabajador”.
Al paro adhirieron el sindicato que reúne a los maestros de escuelas públicas (Sadop) en conjunto con UDA y Amet. “Los docentes privados repudiamos enérgicamente este tipo de demostración de despotismo, ya que nos recuerda a las horas más oscuras de la Argentina”, señala el comunicado que lleva la firma del consejo directivo nacional del sindicato.
En paralelo, grupos de docentes volvieron ayer por la tarde a la Plaza de los Dos Congreso y realizaron un “abrazo simbólico” a favor de la instalación de la estructura o carpa que funcionará como “escuela itinerante”. Legisladores nacionales, provinciales y locales de la oposición coincidieron en el repudio a la represión que sufrieron los docentes. Las adhesiones y la solidaridad con los docentes llegaron también desde los gremios y organizaciones sociales de distintos puntos del país.
“Inadmisible”
Alesso recordó que “Ctera tiene en su historia más de 600 docentes desaparecidos. El gobierno debe convocar al diálogo, cumplir la ley, no apalear ni reprimir a los docentes”.
Los hechos violentos se iniciaron el domingo por la noche cuando la Policía de la Ciudad de Buenos Aires reprimió con gas pimienta y avanzó sobre los docentes que intentaban armar una “escuela itinerante” en la plaza de los Dos Congresos, en continuidad del reclamo para que el gobierno de Mauricio Macri convoque a una paritaria nacional. Y detuvo a cuatro maestros.
En ese marco de tensión, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el ministro de Seguridad, Martín Ocampo, y el secretario del área, Marcelo D’ Alessandro, fueron denunciados en la Justicia Federal por los actos de represión.
La denuncia se asentó por violación a los deberes de funcionario público y abuso de poder, y fue presentada por Fernando Miguez, integrante de la Fundación por la Paz, y recayó en el juzgado a cargo de Luis Rodríguez.
Fuente: Diario Uno de Santa Fe.