Lecheros advierten sobre la severa crisis de SanCor

Lecheros en pugna. En una durísima carta, la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera (Atilra) advierte que SanCor “tiene muy seriamente comprometida su continuidad en el corto plazo”. Es la segunda firma en relevancia en el mercado y ocupa a 4 mil personas.

En la cuerda floja. Fuerte denuncia del gremio lechero a cierto descontrol en cooperativa láctea
En la cuerda floja. Fuerte denuncia del gremio lechero a cierto descontrol en cooperativa láctea

El secretario general de Atilra, Héctor Ponce, le envió una carta al presidente de la cooperativa láctea SanCor, Gustavo Ferrero, donde reitera la preocupación que el sindicato tiene respecto del futuro de la empresa.

Se trata de la firma más importante por tradición de la industria en Argentina, al día de hoy todavía la segunda en relevancia por peso específico.

“La mala o incorrecta utilización de los recursos y/o herramientas de los que disponía la empresa para lograr su sustentabilidad hicieron que para financiar los desajustes presupuestarios la Cooperativa debiera desprenderse de algunos de los activos más importantes de su portfolio de negocios. El último, el negocio de los productos frescos”, afirma Ponce en el durísimo texto.

Según los datos a los que tuvo acceso el gremio, SanCor “tiene muy seriamente comprometida su continuidad en el corto plazo”. Y a su vez Ponce le exige que se revele la verdadera situación de la empresa y se exponga con claridad cuál es el plan y los fundamentos técnicos para revertir la situación.

Atilra y los trabajadores de SanCor, que son más de 4 mil en todo el país, relegaron el cobro en término de los salarios y los aportes y contribuciones patronales, destaca Ponce en la carta.

El gremio además acompañó a la cooperativa en sus gestiones ante el Estado, en los distintos ministerios y reparticiones a los que acudió a pedir ayuda.

“Se lo manifiesto con respeto: creo que la actual conducción de SanCor no ha estado a la altura de las circunstancias”, afirma el secretario general de la organización gremial.

Por último, el sindicato lechero exige “que se revele la verdadera situación de la empresa y se exponga con claridad cuál es el plan y los fundamentos técnicos para sacarla adelante”.

Y agrega: “Nuestra obligación es defender la fuente de trabajo de los compañeros y bregar por una actividad que contenga a todos los actores”.

Por su parte, SanCor responsabiliza a la crisis del sector por su complicada situación actual.

Con todo, en la empresa admiten atravesar un momento crítico por la coyuntura climática y económica. En efecto, lo hizo a través de un comunicado y luego de las fuertes lluvias que inundaron la cuenca lechera santafesina y que dejaron al borde del colapso a gran cantidad de tambos. Así, la compañía reconoció que su capacidad productiva y su desempeño económico también se vieron afectados, lo que se sumó a la coyuntura de los últimos años.

El breve comunicado se dio a conocer justamente en momentos en que desde el sector sindical se difundió una carta dirigida al presidente de la cooperativa, Gustavo Ferrero, a quien se lo acusó de encabezar una administración que “jamás tuvo la profesionalidad necesaria para asegurar rumbos claros”.

La historia reciente señala que en junio de 2016, la compañía decidió vender su negocio de postres, flanes y yogures, por un total de u$s 100 millones al grupo agroindustrial Vicentín, en medio de una profunda crisis financiera.

De acuerdo al balance del año fiscal cerrado el 30 de junio, la empresa sufrió pérdidas por aproximadamente $ 2.400 millones, contra un saldo negativo de $ 400 millones del año anterior.

En este narco, Ponce señaló que “los importes recibidos por esas ventas o alianzas, como en el caso de la leche maternizada, nunca fueron aprovechados para encarar una reestructuración empresarial y financiera seria que permitiera encarar el futuro con cierta previsibilidad”. Y agregó: “El estado actual de la empresa hace vislumbrar que tiene muy seriamente comprometida su continuidad en el corto plazo”.

En tanto, desde SanCor insisten que “las catástrofes climáticas, las variaciones en los mercados y la errática marcha de la economía nacional durante años, distorsionaron el desarrollo de todo el sector, aumentaron los costos de producción y elaboración de manera desproporcionada y agudizaron los problemas ya existentes”.

Fuente: El Ciudadano & La Gente