La UOM y la firma Bambi pulsean por suspensiones

A la miseria

La fábrica de heladeras quiere pagar el 60% del salario en horas no trabajadas. Rechazo gremial.

 

La fábrica de heladeras Bambi (Callao al 7100) que desde junio pasado suspende a una mitad de su personal cada 15 por la debacle en las ventas y la acumulación  de stock producido, presion ofreció continuar conservando la totalidad de la planta de unos 500 trabajadores, pero reduciendo los salarios al 60%. La Unión Obrera Metalúrgica rechazó de plano el recorte y el Ministerio de Trabajo de la provincia ofreció, ante la falta de acuerdo entre las partes, pasar a un cuarto intermedio la audiencia de este miércoles.

 

Desde junio Bambi suspende a la mitad del personal cada quince días y, por un acuerdo con la UOM, se les pagaba el 100% del sueldo. Pero el convenio venció el pasado 30 de septiembre y la firma intentó renovarlo, pero con una drástica reducción salarial.

 

Milton, empleado desde hace tres años de Bambi, contó a El Ciudadano que la fábrica suspende a la mitad de sus trabajadores cada quince días por la caída de las ventas, en declive desde diciembre de 2015 por la apertura indiscriminada de importaciones y la contracción del mercado interno. En los últimos meses, la megadevaluación y la caída del consumo tornaron aún peor la situación.

 

Por convenio Bambi les pagaban a los empleados suspendidos el ciento por ciento del sueldo, pero partir de este mes pretendente que los días de suspensión se paguen un 40% menos. Además se busca descontar la media hora por almuerzo. “Implica unos 800 o 1.000 pesos, dependiendo de la categoría de operario”, describió Milton. Esto significa que les reconocerán ocho horas y media de las nueve que están en sus puestos de trabajo.

 

Pero la UOM Rosario rechazó el planteo. El gremio metalúrgicio participó ayer de la protesta nacional junto a la Asamblea de Pequeñas y Medianas Empresas (Apyme) que marchó hacia el Ministerio de la Producción (ver página 26) cartera que ahora integró a Trabajo, reducido de ministerio a secretaría.

 

En la manifestación se entregó un petitorio al ministro Dante Sica en el que se pide que las tarifas de gas y de electricidad se retrotraigan a noviembre de 2017, addemás proponer un plan de creación de cooperativas para construir viviendas y así empujar el mercado interno.

 

“Fue una movilización contundente y mostró el repudio a las políticas de este gobierno que ya hoy está generando hambre en la gente. Hoy hay muchos argentinos que sufren hambre y es culpa de este gobierno nacional. Por eso marchamos por que no se puede más”, sostuvo el titular de la UOM Rosario, Antonio Donello.

 

En tanto, la situación en Bambi asoma en acuerdo o conflicto. Según refirieron operarios de la firma, su propio titular se reunió con los jefes y ellos fueron los encargados “bajar” la información sobre la reducción salarial. “Es esto o la empresa cierra”, les dijo.

 

“Estamos bajo un convenio 70/30, donde el Estado se hace cargo de los aportes jubilatorios y así la empresa no lo tiene que pagar y puede mantener la competitividad”, advirtió Milton.

 

“Eso hace que el empleado no puede acceder a ningún préstamo”, describió el trabajador.

 

 

 

Nota: El Ciudadano Web.