Imputan por enriquecimiento ilícito al secretario general de la Presidencia durante el gobierno de Macri

Ala Justicia. El planteo contra Fernando De Andreis fue presentado la semana pasada el diputado nacional del Frente de Todos, Rodolfo Tailhade. El funcionario macrista, según la denuncia, multiplicó por seis su patrimonio en los 4 años de gobierno de Cambiemos

El fiscal federal Jorge Di Lello pidió este miércoles abrir una investigación contra el ex secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, por presunto enriquecimiento ilícito durante la gestión de Mauricio Macri al frente de la Casa Rosada. El planteo fue hecho en el marco de una denuncia que presentó la semana pasada el diputado nacional del Frente de Todos Rodolfo Tailhade.

Según esa denuncia, De Andreis pasó de tener en 2015 un patrimonio declarado de 2.258.147 de pesos y se retiró en 2019 con 13.149.190 de pesos. Según el dirigente kirchnerista, el exfuncionario nacional no puede justificar tal incremento.

Junto con el ex secretario de la Presidencia también fueron imputados su esposa, María Sol Ascanope; la ex subsecretaria de Comunicación Presidencial y actual integrante de la Fundación Mauricio Macri-Cambiar es Posible, Fátima Micheo; su pareja, Andrés Grippo; dos empresas y una inmobiliaria.

“De la propia declaración jurada se pueden apreciar inconsistencias como así también actos que dan cuenta de un incremento patrimonial que no tiene justificación con los ingresos declarados”, sostuvo Tailhade.

La causa está a cargo del juez Sebastián Casanello, quien la delegó en la fiscalía. Uno de los puntos críticos apuntados por el diputado nacional es que De Andreis incremento su patrimonio de 8 mil a 19 mil dólares.

Otro aspecto señalado fueron las diferencias en los años que declaró haber comprado acciones de la empresa Boizo Investment S.A. La denuncia también es por la compra en diciembre de 2018 de un departamento en Barrio Parque, escriturado por 31.154.880 de pesos y con un valor de mercado de dos millones de dólares, y del cual De Andreis reconoció ser dueño del 50 por ciento.

Fuente: El Ciudadano