Estacioneros de Santa Fe reclaman rentabilidad y no descartan un escenario con despidos

“El 65 por ciento de lo que paga el consumidor se va en impuestos”, dijo Alberto Boz a UNO Santa Fe. Aseguran que la competencia desleal de las petroleras, la presión tributaria y las comisiones de las tarjetas perjudican al sector. “Así no podemos seguir manteniendo el plantel que tenemos”, afirman

Otra vez, los estacioneros de Santa Fe vuelven a reclamar por mayor rentabilidad. Los empresarios aseguran que la asfixia va en aumento y que no encuentran una salida a las dificultades que generan algunos actores que participan del negocio.

 

En ese sentido, indicaron que el 65 por ciento de lo que paga el consumidor se va en impuestos. Por otro lado, insisten con la competencia desleal que realizan las petroleras vendiendo combustibles a precio mayorista y la excesiva comisión con la que se quedan las tarjetas ante cada transacción.

 

En la ciudad de Rosario, los empresarios declararon el estado de emergencia. En Santa Fe, los empresarios se reunieron este martes y resolvieron “realizar una campaña agresiva para que el gobierno nacional atienda esta situación”.
Para Alberto Boz, titular de la Federación Argentina de Expendedores de Nafta del Interior, “si el Ejecutivo nacional no entiende que somos un sector de baja rentabilidad, vamos a tener que despedir personal”.
En ese sentido, recordó que el acuerdo por no despidos finalizó. “Nosotros habíamos firmado un pacto de no despidos en función de los acuerdos que intentábamos con el gobierno provincial y esos acuerdos no se terminaron. El estacionero puede empezar a tomar las medidas que quiera respecto a la reducción de personal, ya que el acuerdo está vencido”.
Para Boz, “han tirado mucho de la cuerda” e insistió: “Con estos márgenes que tenemos no podemos estar pagando estos costos financieros”. Mientras dialogan con las petroleras por una mejor rentabilidad, los empresarios buscan una modificación en ingresos brutos y desean sentarse a dialogar con el sector financiero: bancos y tarjetas de crédito.
Boz se mostró a favor de la bancarización de las operaciones, aunque sostuvo: “Esa bancarización tiene un costo elevadísimo. El 65 por ciento de lo que paga el consumidor en el surtidor se va en impuesto. El margen de ganancia está entre un 8 y un 10 por ciento, y que una tarjeta de crédito se quede con el 3 por ciento es una locura”.

 

“Hoy, las operaciones con tarjeta se pagan a los 28 días, cuando con el clásico cupón –que ya no existe más– se pagaba a las 48 horas. Por otro lado, cuando yo llevo la plata en efectivo al banco este me cobra el uno por ciento”, manifestó el presidente de la Federación.

 

Fuente: Diario Uno Santa Fe.