El Plan B del ajuste por inflación arrancará en 2018

El Gobierno analiza la posibilidad de aplicar un esquema de revaluación de bienes como alternativa al ajuste por inflación.

Entraría en vigencia en 2019

 

El Gobierno anunció un nuevo régimen tributario que podría estar vigente en 2019, en el caso de que sea aprobado por el Congreso. En esta oportunidad, la medida no será un tradicional ajuste por inflación, sino un sistema alternativo de revalúo de activos según el alza de los precios y la depreciación de los bienes, similar al que se aplicaba antes de la Ley de Convertibilidad de 1992. Así, se plantea un revalúo opcional de ciertos bienes de empresas afectados por la inflación, que los interesados podrán realizar con el fin de reducir la carga impositiva al momento de su venta.

 

En diálogo con Base de Datos, que se emite de 8 a 10 por Radio Meridiano (107.1), el contador Enrique Lingua expresó: “Están ofreciendo el proyecto como una especie de paliativo ante la imposibilidad de aplicar el ajuste por inflación tradicional. Lo que se plantea es permitir el revalúo de determinados bienes que forman parte del activo de la empresa. Hasta ahora se está hablando de inmuebles, de acciones, pero todavía sin mucha precisión. Y se prevé la posibilidad de que, en forma optativa, se pueda hacer un revalúo impositivo que permita aumentar el costo de esos bienes para que, si yo tengo un inmueble subvaluado, con precio histórico, y mañana lo vendo, ese inmueble tenga mayor costo y por ende menor carga impositiva al momento de la venta. Lo que no está claro es, por ejemplo, qué va a pasar con los stocks, que generan ganancias por tenencia también, con las valuaciones que hay que hacer al finalizar cada ejercicio”.

 

Se estima que, en caso de aplicarse, la reforma impactaría entre el 5% y 10% del valor del bien y debería aplicar los reclamos de los privados. Sin embargo, esta ventaja podría no ser tal. “Hay que tener en cuenta que esto se hace con un fin inmediato de cobrar un porcentaje sobre los revalúos. Detrás de este esquema hay una alícuota, cuyo monto aun no se conoce, para la opción de acogerse a este sistema de revalúo impositivo. Por otra parte, la amortización impositiva de los inmuebles se hace a 50 años. Con lo cual, si lo queremos tomar como una ventaja, me parece que no es una muy trascendente”, explicó el experto.

 

En cuanto al ajuste por inflación, se trata de un contexto poco favorable para su aplicación. “No es ajuste por inflación, porque todo lo que se está hablando de reforma impositiva está siendo proyectado a un plazo de 4 años”, aclaró Lingua, y aseguró: “El estado nunca va a permitir que se aplique el ajuste por inflación cuando hay una inflación de dos dígitos. Hoy, por la inflación alta, el Estado está haciendo una recaudación adicional importante por el pago de impuesto a las ganancias. Y con las necesidades presupuestarias que tiene el estado hoy, aplicar una cosa así va a ser, por ahora, imposible. Lo que importa es el impuesto que se puede cobrar sobre el revalúo. Porque permitirme tener un mayor costo para que venda un inmueble, también va a depender de si lo vendo o no. Revaluar un campo sólo me sirve el día que lo venda, si no tampoco me sirve para pagar menos ganancias”.

 

Fuente: Punto Biz, información de negocio.