El nuevo acuerdo con el FMI es por 57.100 millones de dólares

Adelanta desembolsos a 19.000 millones para lo que resta de esta año y el 2019, según explicó Dujovne en el anuncio.

El Gobierno y el FMI acordaron finalmente una ampliación de u$s 7.100 millones del prestamos stand by que lleva el monto a u$s 57.100 millones y adelanta desembolsos a 19.000 millones para lo que resta de este año y el 2019. El anuncio estuvo a cargo del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde en la sede del consulado argentino en Nueva York.

“Hemos acordado mejorar los montos”, destacó el ministro, quien aseguró ya no tienen “carácter precautorios como establecía el acuerdo original” alcanzado en junio último. Además, señaló que ante la volatilidad, se decidió “reemplazar metas de inflación por una regla simple y verificable sobre los agregados monetarios para reducir la inflación”.

En tanto, aseguró: “Mantenemos nuestro compromiso de tipo de cambio flexible”.
Bajo el nuevo esquema los desembolsos estarán disponibles de manera más anticipada explicaron los funcionarios. Hasta 2019 el FMI asegurará financiamiento por u$s 36.200 millones. Entonces, respecto al acuerdo previo, se incrementa en u$s 19.000 millones el financiamiento disponible hasta fines de 2019, explica un comunidado oficial. Por último, bajo el nuevo acuerdo los fondos del programa ya no serán tratados como precautorios y estarán disponibles para su uso como apoyo presupuestario.

El anuncio

– “El monto total del acuerdo Stand By se incrementa de 50.000 a 57.100 millones de dólares, a la vez que se aumentan significativamente, en 19 mil millones de dólares, los desembolsos previstos para lo que resta del 2018 y para el 2019″.

– “En el plano financiero, el efecto combinado de las menores necesidades de financiamiento derivadas del mayor esfuerzo fiscal presupuestado para el 2019 y 2020, en conjunto con el adelantamiento y la ampliación de fondos aportados por el FMI en el marco del nuevo programa, reduce y asegura el programa de endeudamiento del Tesoro.

– “Para lo que resta de 2018, los desembolsos previstos se elevan de 6.000 millones a 13.400 millones de dólares, mientras que para el 2019 pasan de 11.400 millones a 22.800 millones de dólares. Cabe consignar además que dichos fondos ya no tienen carácter precautorio como establecía el acuerdo original, sino que podrán ser plenamente utilizados como soporte presupuestario”.

– “Hemos decidido reemplazar el esquema de metas de inflación por una regla simple y verificable sobre los agregados monetarios, elemento que entendemos  contribuirá decididamente a reducir la inflación”.

– “Mantenemos nuestro compromiso con el régimen de tipo de cambio flexible, aunque hemos incorporado elementos a la política cambiaria que nos permitirán evitar la excesiva volatilidad.  Los detalles de las cuestiones monetarias y cambiarias serán explicados en Buenos Aires por las autoridades del Banco Central”.

La previa 

El cierre de los últimos detalles del anuncio de hoy fue la razón por la que el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne decidió quedarse en Nueva York luego de haber acompañado al presidente Mauricio Macri en su visita para participar de la última sesión de las Naciones Unidas y reunirse con inversores. En el medio del viaje renunció el presidente del Banco Central,  Luis Caputo.

Para algunos analistas la sorpresiva baja fue una confirmación del cierre del nuevo acuerdo, donde se espera que el Banco Central pase de cumplir un esquema de metas de inflación a uno de agregados monetarios, es decir, controlar la emisión monetaria y dejar de intervenir en el mercado cambiario como venía haciendo. Ambos puntos eran innegociables para Caputo. Otros creen que si bien su presidencia de tres meses había cumplido su “vida útil”, el timing del anuncio fue criticado por la incertidumbre que generó en los mercados.

Cuando a fines de agosto el presidente Macri había anunciado que el Gobierno iba a entrar en negociaciones con el Fondo para cambiar los términos del acuerdo original, el objetivo principal era recortar las dudas sobre el plan financiero en los próximos años. Las necesidades externas de cara a fin de 2019 eran de USD 60.000 millones, las cuales estarían garantizadas con el adelantamiento de desembolsos y fondos extras.