El Iapos deberá cubrir una fertilización a una mujer de 49

Tiene 49 años y quiere ser madre. Es una pelea que viene dando hace años y ahora se jugará sus tres últimas chances. Si no pudo cumplir su sueño antes fue porque sufre de esterilidad primaria. Hizo varios tratamientos de fertilización hasta que dio con el médico Julio Colabianchi, quien le indicó uno de alta complejidad.

“Una mujer puede ser madre hasta estando en la menopausia”, sostiene el especialista Julio Colabianchi.

Llevó los papeles al Iapos y no se lo autorizaron: se excusaron en la edad, en que el tratamiento iba a fracasar y que, de tener éxito, sería un embarazo de riesgo. No se rindió. Presentó un amparo en los Tribunales Provinciales y la jueza Delia Giles le dio la razón. Dijo que la mujer tiene derecho a gozar de los beneficios del progreso científico. Por eso, ordenó que Iapos cubra de manera integral el tratamiento de fertilización asistida de alta complejidad hasta tres intentos. A cuatro meses de cumplir 50, el deseo de ser madre se renovó. Para el doctor Julio Colabianchi, especialista en fertilización, se trata de una cuestión cultural donde las mujeres deciden más tarde que quieren ser madres. Gracias al método de ovodonación gestar un embarazo es posible, incluso en mujeres con menopausia.

 

“La negativa la tuvo por la edad. Iapos tiene una disposición interna que va en contra de la ley nacional, donde no hay límites de edad. Si el médico juzga que la persona puede hacerlo la obra social no tiene por qué negárselo”, dijo a El Ciudadano, Carina Mazzeo, abogada de la mujer.

 

La mujer sufre de esterilidad primaria asociada a problemas en el endometrio. Se sometió a un tratamiento de alta complejidad pero no tuvo éxito. Cambió de profesional y consultó a Julio Colabianchi, quien le indicó que se haga urgente un tratamiento de fertilización asistida de alta complejidad con donación de gametos. Cuando el año pasado llevó los papeles en Iapos le negaron la cobertura. Para la obra social, que la mujer esté cerca de cumplir 50 años es un factor de riesgo para su salud y la del bebé en gestación. Iapos se escudó en una disposición interna donde establece que “las personas mayores de 40 años serán evaluadas de manera particular para determinar las posibilidades de éxito y los riesgos”.

 

La jueza Giles consideró que la Constitución  protege a las personas para exigir la aplicación de nuevas tecnologías o nóveles tratamientos. También impide a las obras sociales negarse a solventar los costos. Por eso, resolvió que la obra social cubra el tratamiento de fertilización asistida de alta complejidad ICSI con ovodonación, hasta tres intentos.

 

Crece la ovodonación

Desde la sanción de la ley en 2013 más mujeres se acercaron a las clínicas de fertilización asistida para comenzar un tratamiento. Y cada vez más lo hacen después de los 40. Para el doctor Julio Colabianchi se trata de una cuestión cultural donde las mujeres deciden más tarde que quieren ser madres. Gracias al método de ovodonación gestar un embarazo es posible, incluso en mujeres con menopausia. El dilema se traslada a una cuestión que roza lo ético. ¿Puede el cuerpo de una mujer de 50 años llevar adelante un embarazo a término?

 

Para el padre de la fecundación in vitro, Robert Edwards, mientras el útero esté en condiciones no hay límites de edad para un embarazo. Sin embargo, el especialista Colabianchi dijo que no hay que olvidar el funcionamiento de los demás órganos. “A medida que pasa el tiempo el embarazo no es inocuo. Hay mayores complicaciones en el parto. No es lo mismo un corazón, un hígado y un sistema endócrino en una persona de 65 años que en una de 35”, explicó el especialista.

 

Colabianchi contó que si antes el flagelo eran los embarazos múltiples – que se redujeron notablemente–, hoy el mayor problema se da en embarazos de mujeres grandes. Por eso, los centros clínicos tienen el límite ético de hacer el tratamiento hasta los 50 años cumplidos. “En el deseo de tener hijos, lo cual es un derecho, hay que tener la precaución cuando pasan los 50”. Y explica que el mayor riesgo que pueden sufrir las mujeres de más de 40 durante un embarazo es la preclampsia: una condición grave relacionada a la hipertensión que afecta otros órganos. El riesgo también lo tienen los bebés dado que aumentan las posibilidades de que nazcan antes de término. “A veces las circunstancias humanas y afectivas hacen que una pareja se encuentre tarde respecto a lo biológico. Quién soy yo para decir que sí o que no. Tratamos de acordar y de contarle los riesgos. Que el deseo de la mujer por tener un hijo no le traiga una complicación”, explicó.

 

Fuente: El Ciudadano Web.