Docentes y auxiliares imputadas por asociación ilícita y fraude

Tribunales. Los fiscales Roberto Apullán y María Laura Martí imputaron a cuatro mujeres tras haber sido sindicadas como quienes cobraban reemplazos que nunca se habían efectuado. Mañana se debatirá la prisión preventiva.

Por la tarde. La audiencia se llevó a cabo a las 18, en la Sala 1 del subsuelo de Tribunales.
Por la tarde. La audiencia se llevó a cabo a las 18, en la Sala 1 del subsuelo de Tribunales.

En una audiencia llevada a cabo en la Sala 1 de los tribunales penales de Santa Fe, los fiscales del Ministerio Público de la Acusación, Roberto Apullán y María Laura Martí, imputaron a las cuatro docentes y no docentes acusadas de haber cobrado falsos reemplazos en escuelas santafesinas entre 2015 y 2016.

A las cuatro mujeres, identificadas como M. T. S. (36), A. M. I. R. (45), M. A. M. (48) y A. C. A. (45), se les atribuyó el delito de “asociación ilícita” y “defraudaciones consumadas en perjuicio de la administración pública”. Según expresaron los fiscales del caso, la cantidad de defraudaciones consumadas llega a las 274 por una suma de $136.000, y hay además 100 en grado de tentativa. Dichos delitos fueron constatados en 41 establecimientos educativos del departamento La Capital.
Los fiscales sindicaron a M. A. M., el carácter de jefa y organizadora de la asociación.
Declaración por separado
De las cuatro imputadas, solo dos –M. T. S. y A. M. I. R.– aceptaron declarar ante el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Jorge Peggasano. La primera, que ingresó entre lágrimas a la sala, sostuvo que “no pertenece a ninguna asociación ilícita” y acusó a la sindicada como jefa de la organización, la cual oficia como secretaria de Nuestra Señora de Guadalupe, como quien le pidió su cuenta del banco para poder depositar una suma de dinero ($3.000) proveniente de unos reemplazos que no podían acreditarse en su cuenta personal.
Al mismo tiempo, la mujer, –docente de música– aceptó que el fiscal Apullán le realice preguntas en torno a la causa. En esa línea, aclaró que solo conocía a la presunta jefa de la organización pero por cuestiones profesionales. No obstante ello, Apullán le preguntó por una serie de nombres del resto de personas involucradas –alrededor de 10.
En cuanto a la declaración de A. M. I. R., esta sostuvo que en 2009 M. A. M. la había inscripto en un concurso como Asistente Escolar en un establecimiento educativo y que por ello le había dado todos sus datos. Por tal razón, aclaró que en 2015 había recibió el llamado de personal de una escuela técnica de la ciudad donde se le avisó que tenía que retirar un legajo por un reemplazo realizado en un cargo, pero ella nunca había estado al frente de dicho cargo. En tal sentido, reiteró que M. A. M. adoptó una manía de inscribirla en varios concursos sin su permiso.
En la misma sintonía que la otra imputada, acusó a la sindicada líder de la banda como quien le pidió su cuenta bancaria para poder depositar una suma de dinero ($8.000) y que a partir de ello, comenzaron a llegar otros montos de dinero. Asimismo, confesó que nunca trabajó en la escuela Nuestra Señora Guadalupe.
Fuente: Diario Uno de Santa Fe.