Cómo es el plan para pagar en hasta 24 cuotas deudas con el fisco

Busca completar el “saneamiento financiero” de las compañías tras la moratoria de 2016.

Lo anunció el gobierno

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) anunció este miércoles un programa de facilidades para aquellas empresas que hayan acumulado deuda con el fisco desde que finalizó la última moratoria en mayo de 2016. Se trata de un plan más beneficioso del “permanente” que está vigente actualmente, hasta que se ponga en marcha uno nuevo en noviembre, que será más exigente y tendrá en cuenta la solvencia de los contribuyentes. Se aplicará una tasa diferencial a las pymes, atada a plazo fijo, que rondará 21% anual
Como el ingreso a la moratoria implicó desembolsos importantes, este lanzamiento busca completar el “saneamiento financiero” de las compañías, informó el titular de la AFIP, Alberto Abad, en conferencia de prensa. El mismo regirá entre el 1 de agosto y el 31 de octubre de este año y será para las deudas acumuladas entre el 1 de junio de 2016 y el 31 de mayo de este año.

 

Este “puente” ofrecerá un mayor número de cuotas que el plan permanente, que ofrece solamente la posibilidad de pagar las deudas en 3 ó 6 veces. En cambio, con el nuevo beneficio habrá plazos de 12 y 24 cuotas, para el caso de los aportes a la seguridad social, y al IVA y contribuciones de seguridad social, respectivamente.

 

Abad aclaró que se aplicará una tasa diferencial para las pymes, a las que se les cobrará el rendimiento de un plazo fijo del Banco Nación a 180 días más dos puntos porcentuales, lo cual da una cifra cercana a 21% anual. En tanto, a las empresas grandes se les sumarán cuatro puntos porcentuales a 19% que hoy pagan los depósitos en esa entidad.

 

Este costo corresponde a las compañías que ingresen en el puente fiscal en los primeros 60 días, ya que para las que lo hagan en los últimos 30, la tasa será mayor: 25% para las pymes y 27% para el resto. Con esto, el Gobierno busca evitar que las empresas se sumen en masa a último momento.

 

“Las empresas necesitan una tasa fija, si es variable no les damos previsibilidad”, argumentaron en la AFIP cuando fueron consultados respecto a si en un futuro el costo puede quedar muy por arriba del rendimiento de un plazo fijo, en caso de que baje, ya que queda fija al momento de entrar al plan.

 

La deuda que queda excluida de este programa es la originada por el IVA trimestral y diferido para las pymes, el impuesto a los combustibles, la que figure en los planes permanentes vigentes -a excepción de que se reformulen- o no estén incluidos allí, la deuda aduanera y el impuesto al juego.

 

Por su parte, el nuevo plan permanente que se lanzará en noviembre, será más largo que el actual, pero no tan beneficioso como el “puente” que entrará en vigencia en los próximos días. El objetivo es que sea utilizado por las empresas como giros de descubierto en cuenta corriente, y la idea es que sea más exigente que el plan permanente hoy vigente.

 

“En el de hoy todo el mundo entra y no vemos si tiene solvencia o no”, graficó Abad.

 

Con el nuevo sistema habrá un Sistema de Perfiles de Riesgo (Siper) intensivo y “resguardo de deudas relevantes”, adelantó el organismo recaudador.

 

Fuente: Punto Biz, información de negocios.