Cayó Nené, el chofer que se convirtió en mega proveedor de marihuana paraguaya

Un fortachón de sonrisa amable se presentó en el aeroclub de la ciudad entrerriana de Victoria decidido a contratar el servicio de paracaidismo para una despedida de solteros. Era el 20 de febrero pasado y el hombre prometió regresar al día siguiente, cuando el grupo desenfundó armas y decidió escapar en la avioneta ya lista para los saltos en la modalidad tándem. El jueves pasado el fortachón, dice la acusación, fue detenido en la capital misionera luego de que una camioneta de su propiedad intentara cruzar con seis kilos de cocaína desde Paraguay.

La primera vez que fue detenido tenía 23 años y vivía en Villa Martelli.

 

Le dicen Nené, tiene doble nacionalidad argentino-paraguaya, iba desde el partido bonaerense de Vicente López a su país de origen y, según un informe de la Procunar, era junto con su hermano el principal proveedor de marihuana de uno de los grupos narcos con base en la localidad correntina de Itatí.

 

 

Nené fue detenido en el cruce de las rutas 34 y A012 hace una década. Manejaba un Ford Falcon naranja con 50 kilos de cannabis. Le dieron cinco años y medio, pero insistió ante Casación e, incluso, hizo un pedido de litigar sin gastos ante la Corte Suprema de Justicia nacional. Ahora el fiscal entrerriano Eduardo Guaita lo acusa de ser responsable del robo de la Cessna 182 que apareció estrellada en los esteros del Iberá.

 

 

Los tres ocupantes salieron con vida, fueron atendidos en un centro de salud y siguieron viaje sin problemas. La imputación para Roas –que no subió a la avioneta sino, dice la pesquisa, monitoreaba el trayecto por tierra al mando de un vehículo– es en Victoria, muy cerca de donde perdió la libertad diez años atrás. También donde, según los investigadores, se gestó el golpe en el hangar de la ciudad entrerriana. Uno de los rosarinos bajo sospecha era un conocido instructor de paracaidismo procesado en el caso. Fue hallado sin vida en su casa de zona sur en junio pasado.

LA NARANJA CANNÁBICA

Entrada la noche del 11 de junio de 2007 Nené frenó el Falcon naranja en el cruce de la A012 y la 34. Había un control de la Patrulla de Caminos de la regional San Lorenzo. Le pidieron los documentos. Todo estaba en regla, pero en un instante el hombre que lo acompañaba abrió la puerta, bajó y echó a correr. Nunca más se supo de él. Darío Concepción Roas, entonces de 23 años, quedó mudo. Sólo vio cuando los policías de Drogas Peligrosas sacaban desde abajo del asiento trasero 31 panes de marihuana y otros 19 de las butacas delanteras. Nené vivía en la localidad bonaerense de Villa Martelli y fue asistido por la defensa pública. Le dieron cinco años y medio. Casación confirmó e insistió en 2012 por el beneficio para litigar sin gastos en la Corte nacional.

GOLPE EN EL HANGAR

El 21 de febrero pasado un grupo de hombres armados que un día antes habían contratado un salto en paracaídas en el aeródromo de Victoria para festejar una despedida de solteros, robaron el avión después de reducir al cuidador y los encargados. El episodio generó gran conmoción en la región. Los hermanos que regentean el servicio de salto deslizaron sospechas a un anterior socio.

 

 

En abril detectives de la PDI y la UR II allanaron diferentes domicilios en Rosario a instancias de la Justicia de Victoria por la orden del fiscal Guaita. Hubo dos detenidos: Mario C. y Walter Q, alias Rana, un avezado instructor de saltos tándem. Fue detenido en su casa de Necochea al 3200. Dos meses más tarde fue muerto y la hipótesis principal entonces fue el suicidio.

ESTEROS DEL IBERÁ

Días antes el ministro de Seguridad de Corrientes, Horacio Ortega, confirmó que una avioneta había caído en los esteros del Iberá. Y que en su interior no había cuerpos. También que tres hombres de nacionalidad paraguaya habían sido atendidos en un hospital, donde dijeron haberse perdido en una excursión de pesca y siguieron camino. En los libros del centro de salud quedaron los nombres verdaderos, según publicó la semana pasada el diario Uno de Entre Ríos: Valentín R., Daniel S. y Bernardino G. Según la investigación Nené contrató el servicio y se presentó al día siguiente durante el atraco. Luego se fue en un vehículo mientras sus compañeros levantaban vuelo en la Cessna 182.

El hombre está acusado de robar una avioneta en Victoria de un servicio que hacía viajes para saltos en paracaídas.

 

LA AMAROK BLANCA

El jueves pasado una VW Amarok fue detenida por la Aduana en la localidad fronteriza de Encarnación con seis kilos de cocaína en el interior. El vehículo estaba a nombre de Nené. Él ya tenía un pedido de captura por el asalto en Victoria. Cayó pocas horas después en la vivienda de la ciudad de Posadas. Era del conductor de la Amarok, un comerciante identificado como Diego I. Otro de los acusados por el robo de la avioneta, Héctor D.L., había sido detenido un mes atrás en un motel de la misma ciudad. Un policía entrerriano se hizo pasar por mujer, lo contactó vía la red social Facebook y pactó un encuentro en el lugar donde fue arrestado.

EL PROVEEDOR DE MORENITA

Según un informe de la Procunar que consta en la causa contra el narco correntino Federico Marín, alias Morenita, uno de los capos de las tres bandas que operaban desde la localidad ribereña de Itatí para ingresar marihuana paraguaya a la Argentina con destino a siete distritos (incluida Santa Fe, a través de la banda de los Monos), tenía como proveedor a los hermanos Roas. De acuerdo con el expediente abierto en 2015 –uno de los que acumuló el juez federal porteño Sergio Torres en la pesquisa que mandó preso al intendente de Itatí, Roger Terán– Nené y su hermano, conocido como Terencio, aportaban gran parte de la droga que ingresaba por esa localidad correntina: 15 toneladas semanales, calcularon los investigadores. En una escucha, publicada por el diario paraguayoÚltima Hora, Morenita le avisó a Nené que enviaría a alguien de su confianza hasta la localidad paraguaya de José Eduvigis Díaz, en la zona de Ñeembucú, para reunirse. Marín está prófugo desde marzo, cuando el juez Torres ordenó el operativo Sapukay que golpeó al poder político de Itatí. El Ministerio de Seguridad de la Nación ofrece 500 mil pesos por la detención.

 

 

Fuente: El Ciudadano Web.