Blindaje mediático para Macri

El Sindicato de Prensa de Rosario mostró preocupación por la actitud del Presidente.

Foto: El Ciudadano & La Gente
Foto: El Ciudadano & La Gente

La mentada “pluralidad de voces” que prometía esgrimir Cambiemos al arribar al gobierno nacional no se pudo comprobar este jueves en Rosario. Tras una breve parada técnica de vuelta a Capital Federal, el presidente Mauricio Macri mantuvo una serie de reuniones en el propio aeropuerto Malvinas Argentinas. Los periodistas de los medios de Rosario y la región que fueron a cubrir la visita del jefe del Estado se encontraron con la negativa del dispositivo oficial para tomar imágenes o dialogar con el presidente. Sin embargo, Macri sí recibió a un canal de televisión local, al que le brindó una entrevista exclusiva privando a los demás medios de comunicación del derecho a informar.

Más de 20 trabajadores de prensa, entre periodistas, fotógrafos y camarógrafos de Rosario y la región, aguardaban desde las 10 de ayer la escala del presidente, quien venía de entregar un puñado de viviendas en la ciudad de Santa Fe. A las 10.40 el jefe del Estado arribó al Malvinas Argentinas, pero desde el área de prensa de Presidencia comunicaron a los periodistas que no iban a poder acercarse para tomar imágenes como tampoco hablar con el presidente.

Al descender del avión, Macri se dirigió directamente a la sala VIP del aeropuerto, donde recibió a curas villeros de la ciudad y además se reunió con directivos de Televisión Litoral, empresa que posteriormente tuvo el privilegio de entrevistarlo para su canal de televisión, a diferencia de los demás colegas.

Ante el pedido de respuestas de por qué se procedió de esa manera, desde Presidencia esgrimieron que la nota ya estaba pautada desde hace una semana y que si los demás medios querían entrevistar al presidente debían seguir el mismo procedimiento.

El malestar que se generó en el aeropuerto era palpable a tal punto que incluso obligó a dar de baja una acción publicitaria del presidente, quien se iba a “reencontrar” con una mujer, a quien había visitado en la campaña presidencial de 2015. La foto del reencuentro con una de sus electores quedó para otro momento.

Finalmente, la comitiva oficial partió pasadas las 12 del mediodía de ayer hacia la ciudad de Buenos Aires. Camarógrafos y fotógrafos debieron conformarse con tomas del avión despegando desde el propio hall de la aeroestación.

“Arbitrario y discriminador”

Ante este episodio, el Sindicato de Prensa Rosario (SPR) expresó su “preocupación” porque en su visita a Rosario Macri “no atendió al conjunto de las y los trabajadores y sólo decidió dar una entrevista a uno de estos medios”. La actitud del primer mandatario fue recibida por el conjunto del gremio como “arbitraria, discriminatoria y limitativa del derecho a informar”.

“Las y los trabajadores de prensa estuvieron en el aeropuerto por más de dos horas sin poder realizar su trabajo, una situación lamentable sobre todo si se tiene en cuenta que Mauricio Macri y su equipo llegaron a la primera magistratura con las banderas de la libertad de expresión y del derecho a la información, ya muy golpeados en lo que va desde el comienzo de su mandato”, finalizó el SPR, ante una conducta que ya se repitió en anteriores visitas a la provincia.

“Reacción exagerada”

En diálogo con El Ciudadano, el concejal del PRO Carlos Cardozo consideró “exagerada” la reacción del SPR. “Venimos de años donde los presidentes primero que ni venían a Rosario y si venían no tenían ningún contacto con la prensa. Nadie del interior le podía hacer notas al presidente. En cambio ahora salen ministros en todos los medios de Rosario”, argumentó.

“Hubo un acto público, que fue en Santa Fe, donde allí sí se convocó a la prensa. Acá se tomó una decisión de dar una nota individual pero que no amerita la reacción que hubo por parte del Sindicato de Prensa de Rosario, que fue totalmente exagerada”, agregó.

“Venimos de una época de maltrato a la prensa, de intentar amordazar a los medios con un manejo brutal de la pauta oficial, donde no había contacto entre los presidentes y los medios. El SPR está midiendo con distinta vara”, expresó Cardozo.

“Respeto la posición política del sindicato, pero la reacción fue exagerada; sería más razonable si hubiera habido una expresión individual de los periodistas. No convocamos a la prensa, claro que los medios con la presencia de Macri se movilizan, que genera el interés de los medios, pero lo cierto es que no hubo una convocatoria”, sintetizó.

Reunión con curas de barrios carenciados

El presidente Mauricio Macri se reunió con curas villeros de Rosario para interiorizarse sobre la tarea social que realizan por la prevención y recuperación de los jóvenes afectados por las adicciones en los barrios más vulnerables de la ciudad. En el propio aeropuerto local, Macri y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, recibieron al sacerdote Fabián Belay y al padre Claudio Castricone. Según se informó oficialmente, Belay firmó convenios con la Sedronar para la recuperación y la reinserción social de adictos.

“Hacen falta 20 años para sacar a todos de la pobreza”

El presidente Mauricio Macri afirmó que “hacen falta 20 años para sacar a todos los argentinos de la pobreza”, lo que se va a lograr si “trabajamos juntos, diciendo la verdad, comprometiendo cosas cumplibles”. El jefe del Estado entregó en el barrio Nueva Esperanza de la capital provincial las primeras ocho viviendas del programa Reconstruyendo la Ciudad  para reubicar a las familias que se encuentran en riesgo hídrico por las crecidas de los ríos Paraná y Salado.

“La política es salir de la oficina, ir al barrio, estar cerca de la gente y entender cuál es la necesidad y entre todos construir la solución” afirmó Macri, rodeado de niños y junto al gobernador Miguel Lifschitz y al intendente de Santa Fe, José Corral.

En ese contexto, el jefe del Estado se dirigió a Lifschitz y Corral: “Miguel y José, a la gente no le importa de qué partido somos”. “Los argentinos necesitamos soluciones y esperamos que nuestros dirigentes trabajen juntos para construirlas”, agregó.

Macri indicó que “de cada inundación hay una casa que se pierde y un campo que se abandona, lo que genera mayor pobreza y frustración”, considerando que “cuando el agua se va todos tenemos que encontrarnos en el terreno y para eso está la política”.

En otro pasaje de su discurso, el mandatario enfatizó que “el crecimiento se va consolidando día tras día”, pero indicó que “hace falta crecer 20 años para sacar a todos los argentinos de la pobreza, y se puede si trabajamos diciendo la verdad, comprometiendo cosas que son cumplibles”.

Por su parte, Lifschitz sostuvo que “lamentablemente por décadas se ha generado un déficit de viviendas” y destacó “el rol del Estado para obtener” la casa propia. Del acto también participaron también la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, el secretario de Vivienda, Domingo Amaya, y Gerónimo Momo Venegas, secretario general de la Uatre.

Fuente: El Ciudadano & La Gente.