Avanza en la Legislatura la ley provincial de paridad

En paralelo a la discusión que se da a nivel nacional, la provincia de Santa Fe dará esta semana el primer paso para establecer la ley de paridad para cargos legislativos: una reforma al actual régimen electoral para que las listas de diputados, concejales y comisiones comunales se conformen por mitades iguales entre mujeres y varones.

Hay consenso. El proyecto de ley de paridad tiene preferencia para ser tratado este jueves en la Cámara de Diputados de Santa Fe
Hay consenso y será tratado este jueves en la Cámara de Diputados de Santa Fe

El proyecto de ley de paridad tiene preferencia para ser tratado este jueves en la Cámara de Diputados, donde hay consenso para darle media sanción. Luego deberá ser evaluado por el Senado, cuya composición actual es de 18 varones y una sola mujer (la representante del departamento San Martín, Cristina Berra).

En el debate previo, la Comisión de Derechos y Garantías de la Cámara baja unificó dos iniciativas: una ingresada en la Legislatura anterior por Verónica Benas, Alicia Gutiérrez, Inés Bertero, Marcela Aeberhard (mandato cumplido), Miriam Cinalli, Eduardo Toniolli (mandato cumplido) y Gerardo Rico (mandato cumplido), por la cual se modifica la ley provincial de cupo femenino (en la actualidad, del 33%); y otra de las diputadas Silvia Augsburger y Mercedes Meier que lleva además las firmas de los diputados Rubén Giustiniani y Carlos Del Frade, por la cual se establece la participación igualitaria de varones y mujeres. A esas dos iniciativas se suma una tercera, de la diputada Bertero, que establece reglas claras al momento de ocupar una banca vacante, para evitar polémicas como la que ocurrió en 2013 tras la muerte de la diputada Silvia De Césaris, cuyo lugar finalmente quedó en poder de Mariana Robustelli (por cupo femenino) en lugar del primer suplente varón.

 “Por mitades”

El objetivo de fondo es reconocer que las mujeres son ciudadanas con los mismos derechos que los hombres. Los autores de los proyectos entienden que la ley de cupo, que antes permitió el acceso de la mujer a los cargos electivos, ahora se constituye en un techo para la participación política de las mujeres.

El cambio más importante –en sintonía con la reforma nacional que se votará esta semana en el Congreso– es la aplicación de un criterio 50-50 para la conformación de las listas legislativas: diputados, concejales y comisiones comunales. Esas listas, si prospera la ley, deberán conformarse por mitades iguales entre hombres y mujeres, en forma alternada: una y uno.

“Este es el puntapié inicial de un debate que no se cierra acá, pero creemos que es conveniente avanzar”, evaluó la diputada Benas. “Nuestro principal argumento es que la sociedad está compuesta por mitades. En el padrón de electores de nuestra provincia el porcentaje es mayor aún de mujeres que de varones. Pero la paridad tiene que ver con el reconocimiento de la calidad de ciudadanía para todos por igual”.

 “El primer paso”

Hasta el momento no hubo manifestaciones públicas en contra del proyecto; no obstante, la diputada Benas se adelantó y planteó que “las mujeres descartamos cualquier argumento que plantee cuestiones de idoneidad porque los partidos políticos no organizan concursos para definir las listas de candidatos. Entonces, es un pretexto para descartar la posibilidad de la igualdad de oportunidades entre mujeres y varones”.

—¿Por qué no lo definen los partidos?

—Porque no es un tema de los partidos; hay un desarrollo del rol de la mujer en la sociedad y eso tiene que ser reflejado también en la composición de los poderes del Estado. Lo cierto es que la ley de cupo, que rompió con esta cerrazón y esta cultura política patriarcal luego de muchas décadas, hoy se constituye no en un piso sino en un techo, porque los partidos políticos lo que hacen es tomar estrictamente el cupo y sólo ponen mujeres en los lugares que exige la ley.

El cupo del 33% parece cosa del pasado. Según Benas, “lo que antes permitió el acceso de la mujer a los cargos electivos ahora se constituye en un techo. Por eso vamos por la paridad para que la calidad de responsabilidades que asume la mujer en todos los órdenes sociales se refleje también en la constitución de los cuerpos legislativos. Aspiramos a que ocurra en los tres poderes del Estado, este es el primer paso”.

Fuente: El Ciudadano & La Gente