Arbolito por la cabeza: la canasta navideña subió hasta un 50%

Los precios de los productos navideños aumentaron entre un 40 y un 50 por ciento en comparación al año pasado, según coincidieron desde el Centro de Estudios Sociales y Acción Comunitaria (Cesyac) y el Centro Unión de Almaceneros de Rosario.

Canasta Navideña: aumentó un 50% respecto al año 2015
Canasta Navideña: aumentó un 50% respecto al año 2015

“Cuando hablamos de un aumento del 40 por ciento nos referimos a los productos que son de origen local, como budines y pandulces. Y cuando hablamos de un incremento del 50 por ciento, son productos de primeras marcas, como por ejemplo, Arcor y Terrabusi, que subieron más que la media”, detalló Juan Milito, titular del Centro Unión Almaceneros.

Milito estimó que, al compás de las subas de precios, la caída del consumo llegó al menos hasta el 20 por ciento, y no sólo de los productos típicos de las Fiestas: “Si el año pasado se vendían 100 latas de tomate, ahora se venden 80”, gratificó.

“Desde enero a diciembre –continuó–, hay un promedio de aumento de entre un 45 y 50 por ciento entre comestibles, artículos de limpieza y bebidas”.

Según un estudio realizado por el propio Centro Unión Almaceneros, una familia tipo –de cuatro personas– necesita gastar entre 940 pesos y 1.545 para la cena de Navidad o de Año Nuevo. La primera cifra es lo que cuesta cotidianamente una cena con productos de la canasta básica y algunos extras; la segunda cuando se incluyen los que ahora están dejando de ser usuales de la canasta navideña.

La entidad diseñó una canasta hipotética para medirlo. Los artículos de la más económica incluyen un pollo y medio, dos latas de jardinera, una mayonesa, seis huevos, 750 gramos de pan, 200 gramos de jamón cocido y crudo, una gaseosa, una soda, un vino, una sidra, una lata de duraznos, una botella de ananá fizz, un pan dulce, un budín, un paquete de garrapiñadas, otro de nueces, un turrón y un paquete de servilletas de papel.

La segunda alternativa y la más cara, trae 200 gramos de jamón cocido y crudo, dos latas de jardinera, una mayonesa, seis huevos, un kilo de papas, un pollo y medio, 750 gramos de pan, una gaseosa, una soda, un vino, un champagne, un fresita, un pan dulce, un budín, una lata de palmitos, una de duraznos y una de ananás, una bolsa de garrapiñadas, un turrón, frutos secos y un paquete de servilletas.

Nada de eso parece un lujo. Y en esa línea, desde el Cesyac, que encabeza Juan Marcos Aviano, mencionaron que ante la merma en las ventas y el retraso en la decisión de comprar productos para las Fiestas de un gran sector de los consumidores, los comercios no lanzaron con tanta anticipación las ofertas ni armaron las cajas navideñas

“ya que no quieren perder rentabilidad ante un fin de año que aún no se sabe cómo va a terminar en nivel de ventas comparado al año pasado”.

En ese sentido, uno de los habituales puntos de relevamiento de la ONG de usuarios y consumidores es el supermercado La Gallega, en el que hasta el cierre del relevamiento no habían encontrado canastas navideñas armadas. Lo que sí ofrecía el local eran ofertas para armarla: turrones desde 10 pesos, budines desde 30 (con el disfraz de 29,99) y un pan dulce económico a 40 pesos.

Otro de las cadenas sobre las que puso el ojo la ONG fue en la cadena de súper Único. Allí está la canasta navideña promocional de la Cámara de Supermercados, Casar, a 69 pesos por cinco productos: una sidra, un pan dulce, un budín, un turrón y una garrapiñada, con una bolsa ecológica.

Otro de los supermercados relevados fue Jumbo, donde la canasta navideña más económica cuesta 99 pesos, le sigue otra a 199, la siguiente a 350 y la más alta cuesta 450 pesos.

En el supermercado Coto el Cesyac registró que hay dos cajas navideñas: una “roja” que cuesta 199 pesos y la “negra” que sale 369, ambas promocionadas.

Es decir que los productos comprados individualmente tienen un costo aproximado de entre 50 y 100 pesos más, respectivamente.

Desde la ONG de usuarios y consumidores aseguraron que al menos “hay varias opciones”, a las que se suman, también, las ferias con elaboraciones producidas por emprendedores de Economía Social. En ese conjunto, que responde a la línea de “comercio justo”, puede haber productos a menor precio y también a mayor que las ofertas de los súper: son artesanales y con materias primas de cuidada calidad. Y para estas Fiestas la Municipalidad presentó una canasta de los propios emprendedores a precios que compiten.