Arancedo aclaró que “la Iglesia no tuvo nada que ver” con el fallo de la Corte por el 2×1

El obispo de Santa Fe y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina aseguró que se enteraron de la decisión del máximo tribunal cuando estaban reunidos en la CEA y que los “sorprendió”. “Es responsabilidad de ellos”, remarcó.

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor José María Arancedo, aseguró que “la Iglesia no tuvo nada que ver” con el fallo de la Corte Suprema de Justicia que posibilitó la aplicación del 2×1 a un represor y rechazó que busque “la reconciliación” entre víctimas y victimarios de la última dictadura.

El prelado desvinculó la resolución del máximo tribunal del planteo de reconciliación endilgado a la Iglesia, porque aclaró que ese sacramento católico “no es algo que se pueda imponer” sino que “nace del corazón de una persona”.
En sus primeras declaraciones públicas tras el fallo de la Corte Suprema, monseñor Arancedo desestimó cualquier participación de la cúpula eclesiástica en la resolución. “En esto que tanto hablan del 2×1 la Iglesia no tuvo nada que ver, nos enteramos cuando estábamos reunidos (la CEA) y nos sorprendió”, dijo Arancedo en declaraciones reproducidas por el programa “Tres Poderes” de 5RTV, el canal público de Santa Fe.
“Es algo que hizo la Corte, en un fallo dividido, pero es responsabilidad de ellos”, señaló el titular de la Conferencia Episcopal. En cuanto al presunto intento de trabajar en pos de la reconciliación entre los sectores enfrentados durante la última dictadura, el arzobispo santafesino descartó que exista una voluntad de los prelados en ese sentido.
“Fue una cosa no muy trabajada, era una cosa interna de la Iglesia, no hacia afuera”, comenzó Arancedo, para explicar que “no es que la Iglesia haya pedido una reconciliación”. En ese sentido, dijo que “no se puede reconciliar si no hay reconocimiento de culpa, si no hay perdón”.
“La reconciliación -abundó el titular de la CEA- no es algo que se pueda imponer, es algo que nace del corazón de un persona, que lo va sanando”. De ese modo, Arancedo sostuvo que “aquél que es consciente de que ha cometido un delito, tiene que reconocerlo y pedir perdón”.
Y concluyó: “No puede reconciliarse si no hay verdad, si no hay justicia, si no hay reparación también”.
Fuente: Diario Uno Santa Fe.