A media máquina: cómo les pega a las fundiciones locales la crisis del sector

La cámara que las agrupa a nivel nacional habla de “estado de emergencia”. Cómo la reman las que están asentadas en la provincia. Opinan Capisano, Conde y Boero.

Perspectivas para 2017
Perspectivas para 2017

Acerías 4C, Fundición San Diego y Fundición Martínez son tres de las principales fundiciones asentadas en la provincia de Santa Fe. Desde la Cámara de Industriales Fundidores de la República Argentina (Cifra) pintan un panorama sombrío con números que hablan de un 35% del uso de la capacidad instalada y despidos. En ese contexto, los empresarios locales no le escapan al mal momento pero apuntan a sostener su personal y a reenfocar el negocio hacia sectores más rentables como la maquinaria agrícola.

“La fundición venía de estar parada y la reestructuramos para poder alcanzar el 70 % de la capacidad, que es una capacidad más acotada de la que era originalmente. Lo que vemos es que sigue funcionando sin problemas la industria vinculada al agro, este rubro no tiene complicaciones como spi lo tienen los sectores automotrices, que viviendo un panorama muy complejo. Desde nuestro lugar, en lo que pudimos, fuimos adecuando la empresa para el lado agrícola”, comentó Ignacio Boero, uno de los titulares de Fundición Martínez.

Boero vislumbra un 2017 “parecido a este 2016″ en líneas generales. “Hay que aumentar la competitividad, de lo contrario no llegan las inversiones. Esto se consigue solucionando los problemas de fondo de la industria”, dijo. En Fundición Martínez priorizaron mantener los puestos de trabajo, “es lo más importante para nosotros porque el tiempo que lleva la capacitación de los operarios es muy alto”, sostuvo.

“Salvo las fundioras dedicadas a fundición agrícola, a quienes les está yendo bien, todas las demás estamos trabajando a un 30 o 40% de la capacidad. Estamos con sobrantes en productos industrializados. Hay dos grandes problemas: las importaciones y la disminución del mercado interno. En toda la actividad nacional encontramos una recesión globalizada en industria y en metalúrgica en particular”, opinó por su parte el titular de Acerías 4C, Carlos Capisano.

“Para el 2017 vemos un año difícil. La Nación deberá ser firme para defender el mercado interno. Las empresas en Santa Fe están haciendo esfuerzos para mantener el personal. Hasta ahora es alentador que en Santa Fe no se hayan dado generalmente despidos gracias a la firme voluntad de los empleadores que son conscientes de que cuesta mucho capacitar a los empleados”, aseveró.

Desde San Diego SA, su titular Miguel Conde ve que la economía no arranca: “En nuestro sector la mayoría de las empresas, no llegaremos a facturar lo del 2015, y hemos pagado sueldos con 35% de aumento y adelantado, a partir de abril de 2016. Los trabajadores, con justa razón, reclaman pérdida de poder adquisitivo, a la tarde y a la mañana reclaman por despidos y suspensiones. Estamos atravesando momentos de suma zozobra, costos altísimos de servicios e insumos, las ART, nos están esquilmando, el ausentismo laboral está por las nubes, hay una impresionante cantidad de feriados”, apuntó.

“Si bien parece que el 2017 será mejor, en mi opinión, hasta que no se vea en nuestros ingresos, nadie moverá un dedo. Trataremos de cuidar el personal que tanto costó encontrar y capacitar. El costo argentino se fue por nubes, estamos perdiendo trabajos con competidores del centro de Europa, y no por tecnología, sino por la suma de costos internos. Ahora bien, el empresariado pyme en Argentina es fantástico. Arrancó la maquinaria agrícola y las empresas empezaron a trabajar e invertir. Pero como están dadas las cosas, no estimo que esto se proyecte a otros sectores metalúrgicos”, concluyó.

Fuente: Punto Biz, información de negocio.