Adidas: baja en las ventas e importaciones que jaquean

Adidas nos está dejando sin trabajo, tenemos miedo de que nos echen a todos

“Adidas nos está dejando sin trabajo, tenemos miedo de que nos echen a todos”, señaló la delegada gremial Gladys Arce

La frase de Gladys Arce, delegada gremial de la planta de Extreme Gear, de la empresa de indumentaria deportiva enclavada en el partido de Esteban Echeverría, en el conurbano bonaerense, pinta la actual situación que está travesando el sector textil en la Argentina, donde las importaciones y las bajas en las ventas hacen mella en los trabajadores.

 

Ayer un nuevo conflicto estalló en un rubro que viene soportando golpe tras golpe. Tras el despido de unos cuarenta operarios la semana pasada en la ciudad de Lanús, esta vez los mismos trabajadores decidieron salir a la calle en Esteban Echeverría para visibilizar unas 70 suspensiones y una situación que preocupa en todo el país.

 

Sin embargo, luego de un piquete de cinco horas, se levantó el corte “porque Adidas pidió realizar una reunión con el gobierno bonaerense, el Sindicato del Calzado y la empresa para ver si llegamos a una solución al conflicto”, expresó Arce.

 

Cifras alarmantes

Según datos oficiales del Observatorio de Importaciones de la provincia de Santa Fe, en conjunto con la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe), en el rubro textil se produjeron aumentos de proporciones en el período enero-mayo de este 2017 en relación al mismo segmento de 2015. Así, la importación de pantalones largos de jean creció un 247% (364.806 unidades contra 105.033) este año y la de prendas de algodón sin cardar ni peinar un 182% (1.688.004 contra 598.736), entre otros.

 

Mientras, la encuesta mensual industrial que realiza la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) detalló, entre 250 pymes del rubro en el país, que en el sector “Productos textiles y prendas de vestir” las ventas descendieron en junio un 1,2%. Y en lo que va de este 2017, la producción textil se derrumbó un 17% en relación a 2016, en donde el descenso había sido de entre el 25 y 27%.

 

A su vez, la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (Ciai) dio datos recientemente sobre los informes correspondientes a los valores de las exportaciones e importaciones en el sector textil en el período enero-mayo de 2017. En cuanto a las ventas al exterior se retrotrajeron un 24,4% interanual en volumen y un 14,3% en valor. Mientras que en relación a la compra de productos elaborados en el extranjero, se produjo un aumento interanual del 68% en volumen y del 34% en valor.

 

En tanto, la Federación de Industrias Textiles Argentinas (Fita) dejó en claro en un comunicado que el sector atraviesa una “situación crítica” en la que se combinan “una caída en los niveles de producción, una demanda de consumo que no se recupera y un incremento sostenido de las importaciones”.

 

En cuanto a cifras, Fita denuncia que más de 50.000 trabajadores sufrieron suspensiones entre el año pasado y el primer trimestre de este 2017. “El sector observó un descenso en su nivel de actividad de 19,1%, en promedio, en el primer cuatrimestre de 2017”, reza el comunicado. Y cierra de manera contundente: “Las importaciones en los primeros cinco meses del año acumulan incrementos de 60% en el caso de las prendas y de 28% en confecciones”.

 

Las “tres tiras”, en problemas

La emblemática firma de origen alemán Adidas no está pasando su mejor momento en el país. La semana pasada hubo despidos en Lanús y ahora le tocó el turno a la planta de de Extreme Gear en Esteban Echeverría, donde ayer unos 500 trabajadores cortaron el Camino de Cintura durante cinco horas para visibilizar la complicada situación que atraviesan.

 

Según informaron los obreros, la razón de la baja de la producción en las distintas plantas de Adidas se encuentra en que la multinacional dejaría de ensamblar zapatillas en la Argentina con un promedio de 200.000 pares de zapatillas mensuales.

 

Más allá de esta planta en Esteban Echeverría, Adidas tiene otras dos ensambladoras: Perchet en Chivilcoy y Vulcabras en Coronel Suárez.

 

Según los empleados de la planta de Adidas, la empresa en lo que va del año ya despidió a un centenar de operarios.

 

Gladys Arce, delegada gremial de la planta, afirmó: “Somos 500 personas las que decidimos cortar el tránsito” ya que buscan que “la empresa tome conciencia” del perjuicio que les causa.

 

“Adidas es nuestro empleador y desde que el presidente Mauricio Macri decidió abrir la importación la empresa elige comprar el producto terminado en China, con mano de obra extranjera y sacándonos la producción a nosotros”, contó la delegada a la hora de fundamentar la protesta.

 

Según Arce, la semana pasada, tras una negociación con el dueño de la empresa, los trabajadores tomaron la decisión de ceder parte de su salario y el premio por producción para evitar más despidos, tras la cesantía de 40 operarios días atrás.

 

“Nosotros no queremos el conflicto, queremos una solución de los gobiernos nacional y del provincial y de parte de Adidas, que de a poco nos está dejando en la calle a todos”, agregó.

 

Opositores criticaron al gobierno por Twitter

La protesta de los obreros de Adidas de ayer generó la solidaridad del intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, distrito donde se encuentra la planta, quien manifestó su “enorme preocupación y dolor”.

 

Gray, del Partido Justicialista, se manifestó a través de su cuenta de Twitter, donde reclamó al gobierno nacional  que “tome medidas inmediatamente para frenar esta situación”.

 

“La apertura indiscriminada de importaciones está provocando que perdamos el trabajo argentino”, aseveró Gray, quien recordó que la planta modelo de zapatillas fue inaugurada en 2011 y generó más de 500 puestos de trabajo.

 

“El 20 de octubre de 2011, con profundo orgullo inaugurábamos la planta modelo de zapatillas Extreme Gear que produce para Adidas”, tuitió.

 

Por su parte, el precandidato a diputado nacional por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) de la provincia de Buenos Aires, Nicolás del Caño, también tuitió sobre el conflicto y dijo irónicamente: “La CGT sigue de tregua. No les importan las familias obreras”, aunque en rigor el Sindicato del Calzado, integrante de la central sindical, participa activamente en apoyo de los obreros en conflicto.

 

Fuente: El Ciudadano Web.