El crecimiento de la economía marcado por el Indec aún no se siente en las ventas

Ayer, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), a través del Estimador Mensual de Actividad Económica (Emae) informó que hubo un crecimiento de la economía en mayo de 3,3%, comparado con el mismo mes del año anterior.

En tanto, el nivel desestacionalizado (mayo de 2017 con respecto al mes anterior) creció 0,6%.

 

A su vez, en cuanto a los rubros que mayor incremento registraron, Indec destacó los siguientes: Pesca (38,5%), Construcción (9,3%), Hoteles y restaurantes (5,8%), Transporte y Comunicaciones (5,2%),Comercio (mayorista y minorista) (4,5%), Intermediación financiera (4,2%), Agricultura (3,3%), Actividades Inmobiliarias (3%), Industria manufacturera (2,6%), Servicios Sociales y de Salud (1,8%) y Enseñanza (1,2%).

 

Sin embargo, el crecimiento por tercer mes consecutivo de la economía en el que está incluido el comercio, según los números oficiales, no parece traducirse en algunas actividades concretas y fundamentalmente, no se ve reflejado aún en las ventas de los negocios santafesinos y en la actividad de las pymes.

 

En diálogo con UNO Santa Fe, el presidente del Centro Comercial Norberto Raselli marcó que en los meses que el comercio registró alguna mejora fue en el contraste con el mes anterior, pero que cuando la mirada se extiende a los doce meses (interanual) “es contundente la curva decreciente”.

 

Sobre las cifras del Indec reconoció que puede haber un crecimiento a nivel general de la economía impulsado por la construcción y la industria, que tuvo números positivos después de muchos meses, pero resaltó que el comercio aún no ha tenido su equivalencia.

 

Consultado también Jorge Baremberg, integrante del Centro Comercial de Santa Fe y de la Asociación de Amigos de Calle San Martín, manifestó que lo que se observa en los negocios es que la actividad dejó de caer, y que empezó a haber “una leve recuperación con respecto a lo que se venía cayendo”.

 

“Hoy se está reactivando la construcción, las industrias metalmecánica y autopartista, y quizás sí a futuro el comercio”, confió Baremberg teniendo en cuenta que el impacto del medio aguinaldo, sumado a las celebraciones que faltan como el día del niño, de la madre, y las fiestas pueden llegar a traccionar positivamente en lo que resta del año.

 

No obstante, el comerciante se mostró cauto a la hora de pronosticar un futuro repunte de ventas y manifestó que para que los números de crecimiento del EMAE se noten en la calle llevará un tiempo.

 

Lo que podemos decir es que no hay recuperación a partir del cero, pero cada vez nos vamos acercando. Lo que no significa que estemos en positivo con los números.

 

“De todos modos consideramos que es halagüeña la mirada porque empezamos a tener un piso donde apoyarnos. Ahora estamos en el sótano, pero cada vez estamos más cerca de empezar a pisar sobre la tierra”, graficó y destacó por último la responsabilidad del comerciante pyme de la ciudad que mantuvo el empleo a pesar de la caída en las ventas.

 

Por su parte, Elías Soso, vicepresidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa dijo que no duda de los números publicados por el Indec, pero que los mismos están vinculados solamente con un segmento de la economía. “Han incorporado el sector de la construcción y de la obra pública, el sector privado no refleja los mismos números”, afirmó.

 

“De cualquier manera es auspicioso, pero también hay que considerar que lo estamos comparando con un año que fue extraordinariamente lamentable. Cualquier parámetro que se compulse con el 2016 tiene naturalmente que ser mejor”, expresó.

 

En esa dirección, marcó que la mayoría de los rubros ligados al mercado interno, el consumo alimenticio, de indumentaria y de calzado, no están en paralelo con las cifras del Indec.

 

“Esas cifras son parciales, porque ahí hay un incremento de la venta de autos de alta gama que también está considerado como un crecimiento de la demanda. No hay ninguna duda que el sector pyme está atravesando una mala situación, porque no puede hacer frente a los impuestos, y algunos están recurriendo al crédito. Acá el sistema financiero es uno de los ganadores del modelo”, finalizó.

 

Fuente: Diario Uno Santa Fe.