Una muestra de que la ley del aborto es posible

Salud pública

Dolores Fonzi, Muriel Santa Ana y Victoria Donda recorrieron el sistema de salud local y destacaron las políticas públicas que evitaron la muerte de mujeres por abortos clandestino.

 

“Rosario es la prueba de que es posible la aplicación de la ley”. La frase pertenece a la actriz Dolores Fonzi, que junto a su colega Muriel Santa Ana y la legisladora Victoria Donda recorrieron los efectores públicos de salud de Rosario, un sistema que fue expuesto en el debate en la Legislatura por la ley de aborto como un ejemplo ya que se había erradicado la muerte de mujeres por abortos clandestinos.

 

Fue este  lunes por la tarde, en el Teatro Vorterix, de Salta 3519, donde participaron del “Conversatorio aborto legal, cuestión de salud pública” organizada por el Centro de Estudios Municipales y Provinciales (Cemupro).

El encuentro estaba programado en la Facultad de Derecho de la UNR pero a las cuatro horas de que abrieran la inscripción, se anotaron 700 personas, por eso tuvieron que cambiar de lugar. Cerca de 1.200 personas, mayoritariamente mujeres, colmaron el teatro para escuchar las exposiciones a favor de la legalización del aborto. Entre los presentes, estuvieron la intendenta Mónica Fein junto con Leonardo Caruana (secretario de Salud) y algunos integrantes más de su gabinete, funcionarios provinciales, concejalas de la ciudad y las diputadas nacionales Alejandra Rodenas y Lucila De Ponti.

 

Durante el día, las tres mujeres invitadas recorrieron instalaciones públicas de salud de la ciudad. Primero, participaron de una reunión con trabajadores y trabajadores de la salud en el Cemar, recorrieron el mismo y luego visitaron la maternidad del Roque Sáenz Peña. Todas remarcaron lo emocionante que les resultó ver el funcionamiento de las políticas públicas sexuales y reproductivas.

 

“Rosario es la prueba de que es posible la aplicación de la ley”, expresó Dolores Fonzi entre medio de aplausos y lágrimas. Destacó, al igual que sus compañeras, que en este contexto –con media sanción de la ley de interrupción voluntaria del embarazo en la Cámara de Diputados– es muy importante visibilizar el caso de Rosario porque destraba el mito de que una ley así no se puede aplicar. “Es muy esperanzador”, dijo Fonzi.

 

Muriel Santa Ana dijo que fue impactante ver “la realización de un derecho” y la naturalidad con la que se lo trabaja en la ciudad. “Se acompaña el deseo de las mujeres. Se ve el resultado de años de trabajo”. Consideró que se respetan las decisiones que toman las mujeres sobre sus propios cuerpos, ya sea cuando eligen la maternidad o cuando no: “Yo decidí no ser madre, quizás si fuera de Rosario lo sentiría de otra manera”.

 

Victoria Donda, diputada por el Movimiento Libres del Sur, habló de las consideraciones legales en torno al tema y sobre el panorama en vistas de la próxima discusión en la Cámara de Senadores de la Nación. En principio, recordó las dos causales por las cuales hoy el aborto es no punible: en caso de riesgo de vida de la madre y en casos de violación. Esto está contemplado por el artículo 86 del Código Penal y fue ratificado en 2012 por la Corte Suprema de Justicia de la Nación con el conocido caso F.A.L. Con el proyecto actual aprobado en Diputados, se agrega la causal de imposibilidad de vida extra uterina y la interrupción del embarazo hasta la semana catorce.

Entre ella y Fonzi, jugando a un ping pong de preguntas, señalaron que no es lo mismo despenalización que legalización: “no alcanza con que las personas gestantes no vayan presas, el aborto tiene que dejar se hacerse en la clandestinidad por los peligros que ello implica”. Desde la recuperación de la democracia, se contabilizan por lo menos 3000 muertes por abortos clandestinos.

 

Este martes empieza la discusión en el Senado. Se realizarán seis audiencias públicas donde especialistas expondrán sus argumentos a favor y en contra. El 1º de agosto hay dictamen y el 8 de agosto hay sanción. “Los senadores se van a tener que preparar porque el 8 de agosto vamos a ser dos millones”, enfatizó la diputada nuevamente entre medio de gritos, cantos y aplausos.

 

En ese sentido, indicó que fue la presencia callejera durante la vigilia en la discusión en Diputados –donde hubo cerca de un millón de personas– fue lo que dio el impulso final para conseguir la cantidad de votos necesarios para dar la media sanción.

Pañuelazo

El primer día de agosto, cuando se espera el dictamen en la Cámara de Senadores, esperan un pañuelazo en todo el país para poder federalizar el tema. La organización de este evento comenzó a viralizarse a través de las redes sociales donde mujeres de todo el país se comprometían a agitar el pañuelazo en su localidad.

 

 

Fuente: El Ciudadano Web.

A %d blogueros les gusta esto: