Inédito escrache a empresario rosarino por acoso

Frente a bar de Pellegrini

Agrupaciones feministas que acompañan a la ex empleada que llevó el caso a la Justicia protestaron frente al bar La Casa de Cristal, en calle Pellegrini. Desde Fiscalía informaron que esta semana declararán testigos.

 

La concejala Celeste Lepratti junto a un grupo de militantes feministas fue este martes hasta La Casa de Cristal (Pellegrini al 1100) y sostuvieron frente a la puerta cerrada del bar un cartel con la consigna “No nos callamos más”. Buscaron visibilizar el conflicto que hace dos semanas pasó de las redes sociales a la Justicia: una ex empleada denunció a uno de los dueños por abuso sexual. Desde el bar sacaron un comunicado donde repudiaron todo tipo de violencia y contaron que el empresario no trabaja más en el lugar. El abogado que lo defiende negó todo. Desde Fiscalía informaron que esta semana declararán testigos por el caso.

Este martes alrededor de las 11 un grupo de militantes protestaron frente al boliche. Según contaron a El Ciudadano, conocieron la historia de S. a través del perfil de Facebook Soriclub Secreto, donde circulaban relatos de abusos de usuarias, y la contactaron. Ella les contó que después de ser abusada se entrevistó con un abogado que le dijo que “solo podía pedir plata”. Las militantes, algunas enroladas en el Frente Social y Popular, le dijeron que no era cierto. La animaron a hacer la denuncia que S. finalmente hizo en Fiscalía el 23 de mayo. “La estamos acompañando.

Sabemos que hay otras chicas y chicos que sufrieron violencia y acoso laboral de parte de este hombre. Aun no se animaron a denunciarlo. Queremos visibilizar la situación para que lo hagan”, explicó Marilina, una de las protestantes.

“Los abogados y los fiscales tienen que escuchar el relato con perspectiva de género. Venimos trabajando con ella desde hace tres meses porque queremos cuidar su intimidad y conseguir Justicia”, agregó Liliana Leyes, secretaria de género de ATE Rosario. Según las militantes, los otros dos dueños de La Casa de Cristal conocían la situación y piensan que son cómplices.

Media hora después del escrache tres policías les pidieron una a una los datos personales. Dijeron que era parte de un protocolo por disturbios para llamar al 911, pero las militantes pensaron que se trataba de policías contratados por el boliche.

No a todo

El abogado del acusado, Ignacio Carbone, presentó este martes un escrito a la Fiscalía donde negó los hechos que contó S y puso a disposición al joven.

“Fue un hecho que pasó hace tres años. Es una falacia. No ocurrió nada parecido a lo denunciado”, dijo, y adelantó a este medio que ofrecerá una lista de testigos a la fiscal Noelia Ricardi, de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual.

“Primero debe comprobarse que el hecho existió. Nos llama la atención que haya agrupaciones políticas detrás de esto y que pidan inspecciones al bar. Mi defendido nunca tuvo una denuncia y está sorprendido por el movimiento que hay en torno al hecho”, concluyó.

Desde la Secretaría de Control y Convivencia notificaron que este miércoles inspeccionarán el lugar. En lo que va del año el local tuvo ocho inspecciones municipales y 43 en 2017. En ninguna encontraron faltas.

La inspección surge a pedido de la concejala Lepratti, que denunció que el lugar no cumplía con los requisitos de seguridad para estar habilitado como bar con amenización musical y números en vivo.

Desvinculado

Desde el Facebook de la Casa de Cristal lanzaron este lunes un comunicado para informar que el acusado dejó de trabajar en el bar. Repudiaron todo tipo de violencia y se pusieron a disposición de la Justicia. “Creemos que la sensibilidad del tema requiere discutirlo dentro del ámbito correspondiente para así poder ser aclarado. Desde LCDC (sigla del boliche) nos ponemos a entera disposición de quienes así lo soliciten, generando un ámbito de inclusión, igualdad y diálogo, como siempre hemos fomentado”, señalaron.

 

Cuéntalo al Estado

S., que en ese momento tenía 19 años, dijo que sufrió reiteradas situaciones de acoso, maltrato y violencia.
En marzo lo había publicado en las redes sociales. Subió su historia a un perfil de Facebook donde usuarias de todas partes del país compartían cómo fueron víctimas de la violencia machista, una iniciativa similar al #Cuentalo que en Argentina tuvo 300 mil posteos. Desde la Fiscalía confirmaron que esta semana llamarán testigos para corroborar la declaración.

 

 

 

Fuente: El Ciudadano Web.

A %d blogueros les gusta esto: