“Hay entre 3 y 6 denuncias de abuso sexual por día en el departamento La Capital”

Lo dijo la fiscal Alejandra Del Río Ayala quien destacó la necesidad de la Educación Sexual Integral como herramienta para detectar y denunciar abusos en la infancia.

 

Este martes la fiscal de la Unidad especial de Violencia de Género, Familiar y Sexual, Alejandra Del Río Ayala, se refirió a las denuncias relacionadas al abuso sexual, y en especial a aquellas en que las víctimas son menores de edad.  “Nos están entrando todos los días de lunes a viernes entre tres y seis casos”, describió.

 

“Hay muchos que no se formalizan pero que son historias que conocemos a través de otros casos. Por ejemplo, a lo mejor viene una denuncia de una niña abusada y cuando hablamos con la madre que es la denunciante nos cuenta que también fue abusada, que no hizo la denuncia en su momento porque su mamá no le creyó, que a lo mejor tiene una tía que le pasó lo mismo. Cuando uno va trabajando se va encontrando con distintos abusos sexuales que no fueron denunciados por distintos factores”, agregó en el programa Con El Mismo Acento emitido por Radio Eme.

 

“El abuso sexual se da muy frecuentemente en las relaciones de familia”

 

Al mismo tiempo alertó que en relación a estos delitos “hay una gran cifra negra del delito“, al referirse a los casos que no son denunciados.

 

“No me cabe la menor duda que la Educación Sexual Integral funcione para que se denuncien más casos”

 

“El abuso sexual, sobre todo en los casos hacia niños y niñas o en el marco de relaciones de familia, son casos de los más aberrantes que hay porque las secuelas que deja no solo en las víctimas sino también en las personas que acompañan son terribles que muchas veces quedan de por vida”, explicó la fiscal que trabaja en la Regional 1 que comprende el departamento La Capital.

 

Y apuntó que los abusos sexuales “sin remitirme a un estudio específico, siempre hubo. A nivel global se ha comenzado a desnaturalizar que había en estos casos. A lo mejor un abuso sexual simple se lo comparaba con una caricia o demostración afectiva y hoy se está modificando bastante rápido“.

 

“Algo que se observa es que lo niegan generalmente y esto hace más difícil acreditar estos hechos. Por lo general estas personas son buenos padres de familia, buenos vecinos, buenos empleados, buenos comerciantes y hay que lidiar en la investigación con ese estigma de que son buenos moralmente o buenos ciudadanos”.

 

En este sentido destacó: “No me cabe la menor duda que la Educación Sexual Integral (ESI) funcione para que se denuncien más casos. De hecho hay muchos casos, sobre todo en lo que es la franja etaria de 8 a 11 años, donde las niñas son abusadas y la mecánica de abuso tiene que ver con algún tipo de seducción de parte del agresor donde les hacen creer que son unas princesas o que es normal. Y a esa edad tienen registro de lo que está sucediendo pero no entienden que es una situación de abuso. En esto colabora mucho la ESI, porque es a partir de allí donde se dan cuenta que lo que están sufriendo es algo que está mal. Eso hace que después vayan y se lo digan a su mamá, a su maestra, tía o vecina que permita que se corte ese abuso”.

 

Además, explicó que contribuye “mucho el hecho que en Santa Fe hay una unidad fiscal especial que se encarga de todos los abusos sexuales y esto le da una mayor jerarquía a estos casos”.

 

“El 95 por ciento de los agresores son varones”

 

Sobre los agresores, indicó que “no se pueden establecer tipologías o características en común” pero que “algo que se observa es que lo niegan generalmente y esto hace más difícil acreditar estos hechos. Por lo general estas personas son buenos padres de familia, buenos vecinos, buenos empleados, buenos comerciantes y hay que lidiar en la investigación con ese estigma de que son buenos moralmente o buenos ciudadanos. Esto hace que la carga vaya hacia los niños y niñas que se apunte a que sean mentirosos, inventen o que haya otros fines o motivación”.

 

Al ser consultada por el periodista Mario Galoppo sobre si hay casos de abusos sexuales que se den más algunas clases sociales que en otras, Del Río Ayala respondió que “atraviesa todas, no se si por igual pero podríamos decir en un principio que si. Sin dudas que la persona abusada muchas veces sufre el estigma y hay una nota de vergüenza y hasta culpa entonces hace que se visibilice más en algunas clases sociales que en otras. Lo que si es muy frecuente, que podría decir es donde se da mayoritariamente, es en niños y niñas y en las relaciones de familia“.

 

“La mayor cantidad de víctimas o en una alta proporción son mujeres o personas de sexo femenino”

 

“En mi opinión se da un gran sometimiento de parte de la víctima y a veces la posibilidad de salir de estas situaciones si requiere de una asistencia del Estado. Pedir ayuda, hacer una denuncia o acudir a un efector público que termina haciendo la denuncia. Hay algunas clases sociales que tienen más recursos para poder cortar este tipo de relaciones violentas y no necesariamente acuden al Estado, a veces basta con una separación de los progenitores y un alejamiento. Si es cierto que hay más denuncias de las clases sociales mas bajas“.

 

Asimismo, descartó mitos en torno a las víctimas: “La mayor cantidad de víctimas o en una alta proporción son mujeres o personas de sexo femenino y no son después quienes reproducen abusos sexuales. De los casos que trabajamos el 95 por ciento –de los agresores– son varones”.

 

 

 

 

Nota: Diario Uno Santa Fe

A %d blogueros les gusta esto: