Distribuidora de aceros no pudo levantar cabeza y terminó en la quiebra

Hace exactamente un año se abría el concurso de Ferro Aceros SRL
Hace exactamente un año se abría el concurso de Ferro Aceros SRL

Entró en crisis a mediados de 2014, argumentando caída de las ventas y suba de tasas de interés.

Hace exactamente un año se abría el concurso de Ferro Aceros SRL, empresa dedicada a la comercialización de productos siderúrgicos a pedido de sus propios gerenciadores, abrumados por las deudas. Doce meses después la justicia terminó dictando la quiebra indirecta de la empresa y así sepultó el plan para intentar levantar el pasivo.

La firma que está emplazada en Castellanos al 2600 y es comandada por gente de experiencia en la comercialización de chatarra y metales. “Se cortó abruptamente el crédito, los bancos empezaron a percibir sumas siderales de tasas de interés, todo lo cual comió cualquier tipo de rentabilidad”, había argumentado en 2015 en un un escrito, el titular de Ferro Aceros, Diego Rosso.

Lo cierto es que transcurridos los plazos para definir una estrategia para liquidar las deudas, la quiebra indirecta, asociada al fracaso del concurso preventivo en trámite, fue inevitable. Con fecha 30 de mayo de este año,el juez de Distrito Civil y Comercial de la 12a Nominación de Rosario, Fabián Bellizia, fue quien firmó la resolución que insta a la liquidación de los activos de la firma.

La crisis de Ferro Aceros se inició en la segundo mitad de 2014, cuando, según los propios abogados de la compañía, “las ventas comenzarona  caer abruptamente”, la cesación de pagos empezó a correr en abril de 2015, dos meses antes de que se abriera la convocatoria de acreedores que no se pudo levantar.

El reciente fallo del fuero civil fija al 1° de agosto de 2016 como nueva fecha tope hasta la cual los nuevos acreedores, posteriores a la presentación concursal, podrán presentar los pedidos de verificación al síndico.
Tal cual contó punto biz el año pasado, el titular de Ferro Aceros SRL supo estar vinculado a otra empresa del mismo rubro, Perfil Chap, que también caminó los pasillos de los Tribunales de Rosario. Dicho vínculo, motivó una seguidilla de inspecciones de Afip que no hicieron más que afectar la dinámica de la compañía que buscó, sin éxito, ordenar su pasivo en la Justicia.

“Afip no para de efectuar inspecciones, ajustes y requerimientos, quizás, por mi vinculación con otra sociedad Perfil Chap SRL, por supuesto que sin razón alguna”, supo plantear el dueño de la firma ahora quebrada oportunamente en el expediente. Pero no hubo caso y finalmente la empresa sucumbió.

Fuente: Punto Biz

A %d blogueros les gusta esto: