Crece la tensión por la fuerte quita de subsidios

Transporte

Desde el municipio insisten en que Rosario dejaría de recibir $1.250 millones. Advierten que eso haría tambalear el sistema

 

El gobierno nacional ratificó en su proyecto de Presupuesto 2019 que a partir del primero de enero la idea es quitar los subsidios al transporte público de pasajeros a provincias y municipios. La consecuencia de este punto del ajuste fiscal que ya está en marcha fue uno de los temas abordados ayer durante una reunión que mantuvieron varios concejales y la intendenta Mónica Fein para analizar la emergencia social, votada por el Palacio Vasallo. En ese marco, la mandataria destacó que la ciudad dejará de percibir unos 1.250 millones de pesos para el sistema público de colectivos. La cifra asusta. Según algunos ediles opositores, si esos fondos no se suplantan el sistema público podría llegar a colapsar en poco tiempo.

 

Si el proyecto de Presupuesto de Nación se aprueba según lo previsto, en algo menos de dos meses las arcas locales dejarán de recibir alrededor de 1.250 millones de pesos.

 

Desde hace tiempo se viene planteando que esos fondos deberán salir de la provincia. “Son gastos que no están previstos, que no están presupuestados y que no son responsabilidad de la provincia, salvo lo que se refiere al transporte interurbano”, contestó días atrás el gobernador Lifschitz en torno al tema.

 

El cuello de botella está cerca: los subsidios cubren casi la mitad de los costos del boleto y, sin ellos, todos coinciden en que el valor del viaje podría aumentar un 80 por ciento. Es decir, por arriba de los 30 pesos.

 

Fein dijo que en la reunión de ayer “procuró hablar con Nación para que no recorte ese subsidio y también dialogar con la provincia para fortalecer los recursos de la ciudad, que es la que enfrenta todos los días la crisis, los problemas y la demanda de los ciudadanos”. Y así abrió el debate

 

Es que tras el encuentro los ediles también plantearon lo suyo.

 

“De 2015 a 2017 se perdió el 15 por ciento de los pasajeros (del transporte colectivo) debido a la caída de la actividad económica. Si el boleto sube a 30 pesos, se cae ya el mismo sistema, porque disminuyen las frecuencias, se retiran los colectivos a la noche y no se renuevan las unidades. En menos de un año cae a la mitad la cantidad de pasajeros y el servicio se hace inviable”, argumentó el concejal Eduardo Toniolli, del PJ.

 

“Todos los concejales deberíamos encadenarnos frente al Ministerio de Transporte (de la Nación), hasta que (su titular) Guillermo Dietrich de una respuesta”, agregó el edil ante la consulta de El Ciudadano.

 

El concejal descreyó de las escuetas expectativas del gobierno nacional respecto a una recuperación de la actividad económica para el año próximo y, aún en ese caso, dijo, “tampoco es viable un boleto que sufra un incremento tan abrupto en un corto plazo”.

Una cuota más de Patente

Por su parte, María Eugenia Schmuck, de radicalismo,  remarcó la necesidad de tomar medidas importantes para cubrir la quita del presupuesto. “No podemos cargar esta falta al usuario. Si hoy hay personas que no se pueden subir al colectivo por el costo del boleto, un aumento va a hacer que bajen aún más los usuarios y el sistema corre riesgo de colapsar”, señaló, en línea directa con la idea de Toniolli.

 

Para la concejala del Frente Progresista es importante generar un acuerdo político para que Nación revierta la postura y pensar normativas a nivel provincial.

 

“No hay ningún tipo de política que el municipio pueda hacer para compensar la quita del presupuesto nacional que representa lo que el Ejecutivo local destina para obras públicas. Tenemos que pensar medidas importantes a nivel provincial que permitan percibir más dinero para el fondo compensador. No se descarta sumar una sexta cuota de patentes, aunque implica 130 millones de pesos los cuales sólo cubrirían un mes”, concluyó.

 

En tanto, el concejal de Cambiemos, Roy López Molina, también se mostró inquieto por la situación.

 

“Compartimos la preocupación y el diagnóstico respecto al contexto económico del país y siempre estamos abiertos a este tipo de convocatorias porque si algo queda claro es que los problemas que tenemos de cara al futuro los vamos a poder resolver si estamos juntos, más allá de las diferencias políticas”, señaló el edil.

 

Luego insistió en la idea de que el gobierno de la Provincia tenga una mayor participación para sostener el financiamiento.

 

“Al transporte no lo utilizan solo los rosarinos, sino muchos vecinos de toda la región. Estamos abiertos a estos diálogos pero queremos también que estas reuniones después tengan resultados concretos para brindar soluciones”, concluyó el edil de Cambiemos.

 

Desde el Frente para la Victoria Roberto Sukerman recordó el pedido que hizo hace unas semanas para congelar la tarifa del boleto y evitar que el usuario siga soportando aumentos.

 

“Solicitamos a Nación que no retire el subsidio, que ya fue disminuyendo porque no acompañó la última paritaria de la UTA. En paralelo, la provincia tiene que acompañar y aportar más recursos al sistema, que sume más que el actual 5 por ciento del impuesto a los sellos”, señaló.

 

Para el edil, el sistema de transporte refleja qué tipo de ciudad se quiere.

 

“Una ciudad con movilidad sustentable se logra con un transporte eficiente. Para desalentar el uso del auto particular hay que tener un buen servicio público y que contamine lo menos posible. En un lugar como Rosario el principal medio de transporte tiene que ser el público”, agregó el ex candidato a intendente.

 

 

 

Nota: El Ciudadano Web.

A %d blogueros les gusta esto: