Cada 48 horas una mujer debe irse de su casa para no ser asesinada

Se trata de un promedio de los datos de la Red de casas de protección y Fortalecimiento de Mujeres de la provincia. La mayoría lo hace con sus hijos porque corre riesgo su vida en un contexto de violencia de genero.

 

La Subsecretaría de Género provincial brindó datos sobre las víctimas de violencia de género que recurrieron a la Red de Casas de Protección y Fortalecimiento de Mujeres en Riesgo de Vida durante este año. Se trata de “129 mujeres y sus 144 niñes” que transitaron las 16 casas distribuidas en toda la provincia para ser protegidas por encontrarse en situación de riesgo de vida.

 

En la época de verano suelen ser mayores las demandas de las mujeres hacia el Estado por estas situaciones de violencia

 

La subsecretaria de Políticas de Género de Santa Fe, Gabriela Sosa, analizó en diálogo con UNO Santa Fe los motivos por los cuales las mujeres se ven obligadas a acudir a estas casas: “Cada situación es particular, algunas están tres semanas, otras dos días, otras tres meses y algunas después de esos tiempos necesitan continuar un trabajo al interior de las instituciones. Hay diversos motivos pero la cuestión fundamental es una base de vulnerabilidad económica y social que no les permite tener o han roto vínculos comunitarios o familiares que puedan alojarlas. En muchos casos viven o vivían junto a su agresor o en la misma casa donde se alojan familiares del agresor entonces eso dificulta que permanezcan allí, aunque el hombre esté detenido. También sucede que los familiares de las mujeres no están en la zona entonces el alojamiento se produce hasta revincular a esa mujer con familiares o una comunidad”.

 

 

“En algunos casos alojamos también a víctimas de trata”

 

Al mismo tiempo, precisó sobre el tránsito y las ocupaciones: “Hay meses que son menos, y otros que son más. Aumentan las cantidades de alojamiento, como aumentan las denuncias en el Estado, desde septiembre a marzo. Es cuando más suben las estadísticas registradas. En la época de verano suelen ser mayores las demandas de las mujeres hacia el Estado por estas situaciones de violencia. El año pasado tuvimos un número similar de alojamientos –anual–. La característica particular es que hemos logrado tener de manera estable un 30 por ciento de plazas alojadas de las 200 totales que tenemos“.

 

“Transitaron 129 mujeres y sus 144 niñes durante 2018 por la Red de casas de protección y Fortalecimiento de Mujeres en riesgo de vida motivada por violencias de género”

 

Sobre el criterio general para recibir a las mujeres detalló que se trata de aquellas que se encuentran en riesgo de vida, y agregó: “Se da también  en casos donde hubo violencia pero que el agresor no cuenta con una sanción permanente o de detención, por lo tanto las mujeres han optado por estar protegidas en una casa de protección hasta que la Justicia pueda actuar y sancionar al hombre con las medidas que correspondan. Son varios los motivos pero en su mayoría alojamos a mujeres que están en riesgo de vida. Además, por convenios con la secretaría de Derechos Humanos en algunos casos alojamos a víctimas de trata“.

 

La mayoría de las mujeres que están en la Red de casas tiene niños o niñas

 

La mayoría de las mujeres que están en la Red de casas tiene niños o niñas y nuestro criterio es el de no separarlos, obviamente, si bien hay una edad de ingreso. En algunos casos el alojamiento se da desde una comisaría cunado la mujer se acerca a denunciar con sus hijos, en otras ocasiones son los municipios y comunas o abogados que nos lo solicitan ante estas situaciones de peligro”, detalló.

 

“La mayor cantidad de mujeres que han sido víctimas fatales, que se han acercado al Estado para pedir asesoramiento o que han solicitado alojamiento ante situaciones de violencia están entre los 18 y los 50 años. Estos datos nos hacen preguntarnos qué pasa con las mayores”

 

En relación al límite de tiempo para las estadías, Sosa informó: “Hay una orientación general. A nivel internacional, los estándares de alojamiento que se diseñan en diferentes lugares sugieren un tiempo de tres meses. Es un tiempo que permite trabajar con municipios y comunas de donde estas mujeres son para acompañarlas. Estas mujeres han salido de su ámbito comunitario, por lo tanto hacerlo más extenso tensiona sus derechos a permanecer en sus barrios con sus relaciones sociales intactas. En cada caso se evalúa si hay que prorrogarlo, porque hay situaciones en que no es fácil volver a un lugar seguro”.

 

“Hemos logrado tener de manera estable un 30 por ciento de plazas alojadas de las 200 totales que tenemos”

 

Al ser consultada si se puede establecer un análisis de la totalidad de mujeres que deben abandonar sus hogares a nivel provincial si se contrastan los datos del Registro Único de situaciones de Violencia hacia las Mujeres (RUVIM) por amenazas de muerte, Sosa explicó: “En los registros de RUVIM y de femicidios que tenemos nos da que la mayor cantidad de mujeres que han sido víctimas fatales, que se han acercado al Estado para pedir asesoramiento o que han solicitado alojamiento ante situaciones de violencia están entre los 18 y los 35 años. Luego, hay otro porcentaje que se extiende hasta los 45 y los 50 años. Eso también se refleja en el alojamiento de las mujeres”.

 

“A nivel internacional, los estándares de alojamiento que se diseñan en diferentes lugares sugieren un tiempo de tres meses”

 

Estos datos nos hacen preguntarnos qué pasa en situaciones que son de mayor edad, si han podido acercarse a denunciar situaciones. En eso estamos trabajando”, aseguró.

 

 

Femicidios y denuncias

Ayer, UNO Santa Fe develó los datos del Observatorio de Femicidios del Defensor del Pueblo de la Nación sobre el primer semestre del 2018 dónde se registraron 139 víctimas de femicidio confirmadas, que incluye 11 femicidios vinculados y cuatro personas Trans, de los cuales 13 se cometieron en la provincia de Santa Fe.

 

Por otra parte, los últimos datos publicados sobre situaciones de violencia contra la mujer del Ruvim corresponden al tercer cuatrimestre de 2017. En ese lapso de tiempo se registraron 3.989 situaciones en la provincia de Santa Fe, involucradas en ellas aproximadamente 3.203 mujeres víctimas.

 

El mayor porcentaje de situaciones se contabiliza entre los 20 y 39 años de las mujeres, sumando un 57% del total registrado en el tercer cuatrimestre de 2017. En los casos correspondientes a menores de 13 años, se registra un 8% donde niñas son víctimas de situaciones de violencia, y para las menores de 19 años de edad el número asciende a 17%. Las mujeres de 40 años de edad o mayores representan el 26%.

 

En un 77% de las situaciones registradas la mujer mantuvo o mantiene una relación con la o el agresor, subdividido esto en un 42% registrado como expareja y un 35% donde afirma sostener una relación de pareja o noviazgo al momento de la situación de violencia.

 

 

 

 

 

Nota: Diario Uno Santa Fe

A %d blogueros les gusta esto: