Asesinaron de un disparo en la cabeza al entrenador del fútbol femenino de Colón

El ataque sucedió después de las 14 de este miércoles en Reconquista y Raúl Tacca. Alberto Castillo fue atacado por dos desconocidos. Lo trasladaron en un patrullero de la policía al hospital Cullen, pero ingresó fallecido.

 

Hoy, cerca de las 14, los vecinos que viven en la esquina de Reconquista y Raúl Tacca, en el límite entre el barrio Centenario y la denominada villa del barrio Centenario, en el extremo sur del ejido urbano santafesino, denunciaron a la central de emergencias 911 sobre una andanada de disparos que ejecutaron dos desconocidos que caminaban por las calles del barrio.
Alberto Castillo, de 39 años y habitante del lugar, quedó tirado en el piso y con la cabeza completamente ensangrentada. Minutos después, llegó un patrullero de la policía capitalina y para intentar salvarle la vida, los policías lo subieron al móvil y lo llevaron hasta el hospital José María Cullen, pero cuando los médicos lo revisaron, Castillo ya estaba muerto.

Tito, como lo conocían, fue entrenador de Newell’s en 2012, en el primer torneo de fútbol femenino que organizó la Liga Santafesina. Desde 2014 se desempeñaba como estratega en el Club Atlético Colón.
Fuentes consultadas por UNO Santa Fe aseguraron que Castillo no era empleado del club pero estaba contratado por la Subcomisión de Fútbol Femenino de la entidad. Apenas se conoció la noticia sus dirigidas utilizaron las redes sociales para dejar un mensaje a una persona muy querida y reconocida por el trabajo que llevaba adelante en la entidad del barrio Centenario.
Búsqueda de los asesinos
Decenas de policías de Orden Público y de Cuerpos de la policía capitalina preservaron la escena del crimen, adonde los agentes del Área Científica de la Policía de Investigaciones (PDI) realizaron los peritajes criminalísticos de rigor. En tanto, otros policías realizaron intensas batidas en todo el barrio para dar con los asesinos que dispararon a mansalva sobre la víctima.
Informaron sobre el crimen de Castillo a las jefaturas de la Unidad Regional I La Capital y de la Policía de Investigaciones (PDI). Estos hicieron lo propio con los fiscales de la Unidad Especial de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación, que ordenaron el traslado del cadáver a la morgue judicial para la realización de la autopsia como así de los peritajes criminalísticos en la escena del crimen.
Fuente: Diario Uno Santa Fe.
A %d blogueros les gusta esto: