A dos años de la triple fuga, fijaron fecha de juicio para los Lanatta y Víctor Schillaci

Es por la causa que se tramita en la Justicia federal y que investiga cómo fue baleado un comandante de Gendarmería en una zona rural y el posterior robo de un vehículo oficial de la fuerza.

 

Eran las 6.30 del 7 de enero de 2016, cuando un grupo de agentes de la Gendarmería Nacional, en el marco de una serie de allanamientos ordenados por el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N° 12 de la ciudad de Buenos Aires, buscaban a los evadidos del penal de General Alvear, Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, en la zona rural de San Carlos, a tan solo 40 kilómetros de la ciudad de Santa Fe.
Los tres habían sido condenados en 2012 a prisión perpetua por el triple crimen de los empresarios vinculados al negocio ilegal de la efedrina, Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, ocurrido el 13 de agosto de 2008 en un descampado de la localidad bonaerense de General Rodríguez. Tres años después de aquella sentencia, el 28 de diciembre de 2015, lograron escapar del penal donde habían sido alojados.
Su paradero fue una incógnita y de a poco se convirtió en una de las novelas más taquilleras de la temporada 2015-2016, la cual tuvo su capítulo final en suelo santafesino luego de un intenso raid delictivo que formó dos causas judiciales. Una que se tramita en la órbita de la Justicia ordinaria y otra en la Federal. En esta última es donde se investigó la primera balacera que tuvieron los tres prófugos con los miembros de Gendarmería y que dio inicio a un expediente que llegará a juicio el próximo 6 de agosto en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe.
Dicho juicio estará presidido por el tribunal de jueces compuesto por María Ivón Vella (presidente), Luciano Lauría y José María Escobar Cello, los cuales escucharán los cargos que tendrá la Fiscalía General, a cargo de Martín Suárez Faisal, contra los prófugos que actualmente se encuentran alojados en el Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza y que serán representados por María Elisabeth Gasaro y Humberto Oscar Prospero.
El tiroteo
El caso por el cual los Lanatta y Schillaci llegarán a juicio al estrado federal es a raíz de lo sucedido en la mañana del 7 de enero del 2016 en una zona rural del departamento Las Colonias. Allí, miembros de la Gendarmería Nacional efectuaban una serie de rastrillajes, en un camino rural al que se accede por la ruta provincial N° 6, a unos cinco kilómetros al sur de San Carlos Centro.
En dichos rastrillajes, los agentes abocados a los allanamientos consultaron a tres personas que indicaron que había tres personas, algo extrañas, merodeando la zona y que se alojaban en una pequeña tapera de un campo sembrado con soja.
Hasta allí fueron en un vehículo no identificable el comandante principal José María Valdez y el suboficial principal Roberto Aníbal Encina. Cuando descendieron del vehículo oficial se identificaron y pidieron a los prófugos que hagan lo mismo, pero las respuestas fueron las menos imaginadas: tanto los Lanatta como Schillaci dijeron ser también policías mientras que portaban armas de fuego de grueso calibre.
En concreto, la requisitoria de elevación a juicio que fue firmada por el fiscal Claudio Kishimoto, indicó que Cristian Lanatta y Víctor Schillaci apuntaron al suboficial Encina, mientras que Martín Lanatta hizo lo mismo con un FAL al comandante Valdez. En cuestión de segundos, Cristian Lanatta y Schilllaci procedieron a desarmar al suboficial al sustraerle el arma reglamentaria, un chaleco antibalas y una radio que llevaba en el bolsillo del pantalón.
Por su parte, Lanatta (Martín) se aproximó a Valdez y desde una distancia de 15 metros hirió en el brazo derecho al comandante con un disparo. Seguidamente le robó un chaleco antibalas, el arma reglamentaria y la radio de frecuencia que llevaba consigo el miembro de la fuerza.
Según indicó la pesquisa, los tres se dirigieron hacia una camioneta Citroen Berlingo –OQ F140–, la cual, cerca de las 10.50, fue hallada abandonada, con cinco impactos de bala en la parte trasera, en un camino rural lindero a la zona del tiroteo.
No obstante ello, los pesquisas también hallaron en el rancho donde se alojaban los prófugos una Renault modelo Kangoo, dominio NCD 960, a nombre de Elvira Susana Martínez, quien era la supuesta exsuegra de Cristian Lanatta.
Persecución
Tras sustraer la Berlingo, los prófugos circularon por caminos rurales y se cruzaron con una VW Amarok, en la cual iban a bordo cinco gendarmes que participaban del rastrillaje, por lo que se generó un cruce de disparos.
De aquel cruce de disparos, según obra en la causa, los tres acusados abrieron fuego y los proyectiles impactaron en la zona de la parrilla del motor, el capó y el parabrisas de la Amarok, por lo que la persecución terminó cesándose mientras que los Lanatta y Schillaci huyeron.
Cinco hechos a debate
En total, la Fiscalía General impulsará en el próximo juicio los cinco hechos anteriormente descriptos: haber herido al comandante Valdez; sustraerle los elementos al mismo y al suboficial Encina; robar la camioneta Berlingo y causarle los disparos a la VW Amarok blanca que era utilizada en ese entonces para los rastrillajes.
En esa línea, Martín Lanatta llegará a juicio acusado por “homicidio doblemente agravado por haber perpetrado para procurar la impunidad y contra un miembro de las fuerzas de seguridad pública, en grado de tentativa y en carácter de autor, por un lado y de los delitos de robo perpetrado con arma de fuego y en lugar despoblado; de daños a bienes de uso público del Estado nacional; de atentado y resistencia a la autoridad, agravado por el uso de armas, reunión de tres o más personas, estos últimos en carácter de coautor”.
Mientras que Cristian Lanatta y Víctor Schillaci se sentarán en el banquillo de los acusados por “robo perpetrado con arma de fuego y en lugar despoblado; de daños a bienes de uso público del Estado nacional; de atentado y resistencia a la autoridad, agravado por el uso de armas, reunión de tres o más personas”.
Causa paralela
La fuga de los Lanatta y Schillaci por Santa Fe no solo dejó polvareda judicial en el ámbito de la Justicia federal sino que también, en el fuero local, se impulsa otra causa que investigó el fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Estanislao Giavedoni.
Dicha causa ya tuvo su audiencia preliminar el pasado 7 de marzo en los tribunales de Santa Fe, donde definió que se fije fecha para realizar el debate en la Oficina de Gestión Judicial (OGJ).
En la misma, Giavedoni anticipó que solicitará la pena de 15 años de prisión, mientras que el abogado asignado para los tres, Leandro Miró (defensa pública), pedirá la absolución para el trío que entre los últimos días de 2015 y los primeros de 2016 mantuvo en vilo a un país con su cinematográfica fuga.
Fuente: Diario Uno Santa Fe.
A %d blogueros les gusta esto: